BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Cinco beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna es algo que podemos decir que hace unos años que se inventó. Evidentemente es gracias a este tipo de alimentación por la […]

La lactancia materna es algo que podemos decir que hace unos años que se inventó. Evidentemente es gracias a este tipo de alimentación por la que yo puedo estar aquí escribiendo y tú allí donde estés leyendo y no quiero decir que nuestras respectivas madres decidieran decantarse por la lactancia materna frente a la fórmula, sino que la cosa va muchos más lejos y la alimentación boca teta durante muchos siglos fue la única forma posible de alimentar a nuestros pequeñines.

Hoy en día hay alternativas y se ha escrito mucho sobre lactancia siendo muy probable que quede poco a decir de ella, aun así, todavía encontramos a muchas familias con un grado de desconocimiento muy elevado sobre este asunto, tanto que incluso reniegan de esta alimentación por miedos infundados o basados en comentarios inverosímiles.

¡Por favor! que cada uno haga lo que más le convenga y sobretodo que quede claro que nuestra función de papas y mamas no va a ser juzgada por esto, pero lo que sí que no tiene nombre que yo conozca, es que por desconocimiento privemos a nuestro hijos de algo que puede ser beneficioso para ellos.

Para comenzar a hablar de lactancia materna lo voy hacer hablando de cinco beneficios. Pero no beneficios de esos que todo el mundo habla, sino de aquellos que hasta el propio bebé si pudiera nos diría que son evidentes:

  • El primer quizás el más evidente es el coste de alimentar a una criatura de esta manera. Es mucho menor que si lo hacemos con leche de fórmula. ¿Por qué? Porque ya tenemos la leche y no se tienen que comprar ni biberones, ni tetinas, ni calentadores, ni esterilizadores ni esa escobilla para limpiar los utensilios parecida a la del W.C. pero más pequeña…
  • Ayuda a hacer más llevadera la depresión post parto e incluso influye a que esta no ocurra. Nuestro bebé se convierte en el centro de atención cada 3 horas, por tanto reforzamos nuestro vinculo con él y nos sentimos parte de algo superior como es mantener al bebé a “salvo” ¿Quizás esto hace que no pensemos tanto en nosotros?
  • Nos sirve para recuperar nuestra figura antes. Hay varias cosas que influyen a nivel metabólico (vaya palabra) pero también es algo lógico, que si miramos lo que comemos para no mal alimentar a nuestros bebés, eso también repercute en nuestra salud y por tanto en nuestra figura. Por ejemplo, el no tomar alcohol es algo súper importante si hablamos de control de peso, por otro lado cuando damos el pecho es lo primero que acostumbramos a vigilar.
  • La lactancia materna protege al bebé de múltiples enfermedades. Como ya es evidente por los muchos estudios existentes, la madre aporta anticuerpos al recién nacido que le ayudan a protegerse influyendo directamente en la prevención de enfermedades, pero de lo que quizás se ha escrito menos es de todas aquellas contaminaciones por manipulación incorrecta o inadecuada de los elementos que intervienen en la lactancia de formula y no en la lactancia materna. Como ejemplo se me ocurren, la mala higiene de los biberones y tetinas que se acaban convirtiendo en millones de bacterias que ofrecemos a nuestros lactantes
  • Y para acabar no podemos olvidar la parte práctica y cómoda. Sí que es verdad que la lactancia materna, sobre todo al principio, puede resultar algo complicada o incluso nos puede causar cierta sensación de vergüenza, pero en resumen el no tener que calcular dosis, mezclar con agua que tenemos que llevar por separado, calentar y demás rituales que conlleva la lactancia con leche de formula, al final vemos que es mucho más cómoda y práctica.

Y una vez dicho esto, cada cual que valore, reflexione y se plantee que va a ser mejor para su bebé y para uno mismo, total esto de tomar decisiones complicadas acaba solo de empezar.

Sira Bellot
Babyplanner

Comentarios