BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

El origen de los baby shower

Me encantó la fiesta de baby shower que me organizaron durante mi embarazo. Ya ha pasado algún tiempo de ello y en aquel momento todavía […]

Me encantó la fiesta de baby shower que me organizaron durante mi embarazo. Ya ha pasado algún tiempo de ello y en aquel momento todavía era un concepto desconocido en nuestro país. Sin embargo, a día de hoy, y a pesar de lo que nos gustan las celebraciones, tampoco tengo la sensación de que se haya extendido mucho.

El origen de los baby shower no se conoce a ciencia cierta, pero algunos entendidos dicen que es muy posible que tengamos que remontarnos a la época del Impero romano o griego para encontrarlo. En esta época ya hay indicios de celebrar el paso por las diferentes etapas de la vida (cumpleaños, edad adulta, edad fértil…). La maternidad también se celebraba como una etapa significativa para la mujer: en este evento se festejaban las nuevas responsabilidades y roles adquiridos a partir de ese momento.

Normalmente, estas celebraciones, que no tenían el nombre de baby shower, se realizaban una vez había nacido el bebé. Existía la creencia que durante los primeros días de vida del bebé, para evitar contagios y enfermedades, éste tenía que estar recluido junto a su madre, ajeno a cualquier contacto. El motivo entonces de estas fiestas era poder mostrar en sociedad al nuevo miembro de la familia.

El nombre de “baby shower” se cree que podría venir de la época Victoriana, donde esta celebración se convirtió en una fiesta exclusiva para mujeres, un lugar para compartir experiencias entre las madres más experimentadas y las nuevas. En estas fiestas era costumbre colocar los regalos en un paraguas o sombrilla y el nombre de shower, o ducha en su traducción del inglés, representaba la caída de los regalos de la sombrilla sobre la madre.

Actualmente, los baby showers son fiestas abiertas a toda la familia y amigos, donde hombres y mujeres festejan la futura llegada del bebé. Es muy posible que el consumismo tenga la culpa de que esta celebración ahora se celebre antes de la llegada del bebé, de esta manera se puede abastecer a los futuros padres y madres de productos y servicios para cuando llegue su hijo.

Al parecer existe una norma de etiqueta que dice que aquellos que esperan al bebé no pueden organizarse ellos mismos el baby shower. Podríamos pensar que es una fiesta en la que los padres reclaman que les hagan regalos. Sin embargo, resulta que aquí todavía no es un concepto muy extendido, por lo que  raro será que alguien próximo nos lo organice si no se lo decimos o tomamos nosotros la iniciativa. Resumiendo: si queremos una fiesta, la montamos nosotros y que venga quien quiera.

Sira Bellot
Babyplanner

Comentarios