BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

¿Son fiables los test de embarazo?

El resultado de unas fiestas relajadas, en las que hemos podido descansar, disfrutar de las vacaciones y reunirnos con seres queridos y amigos, normalmente viene acompañado […]

El resultado de unas fiestas relajadas, en las que hemos podido descansar, disfrutar de las vacaciones y reunirnos con seres queridos y amigos, normalmente viene acompañado por unos kilitos de más, debido a  los excesos que estas celebraciones conllevan. Pero muchas veces, una cosa lleva a la otra y entre celebración y celebración, también nos hemos dejado llevar por los nuevos proyectos para el año nuevo y resulta que no solo hemos sido flexibles con nuestra dieta… también con nuestros métodos anticonceptivos. Lo que nos plantea la duda de: ¿estaré embarazada?

A la hora de averiguarlo, el estado de ánimo juega un papel fundamental, pues es muy posible que, si te encuentras nerviosa o alterada por la duda de saber si estás o no embarazada, la menstruación no te venga cuando tiene que venir, cosa que todavía acrecentará más las dudas sobre tu estado. Esto nos plantea otra cuestión: ¿cuánto tengo que esperar para saber si estoy o no embarazada? ¿Hay alguna manera de saberlo sin tener que acudir al médico? O por el contrario, ¿debo pedir hora con mi ginecólogo?

Si realmente nos hemos quedado embarazadas, son unos siete días lo que tarda en llegar el óvulo fecundado al útero y fijarse a él. Una vez se ha fijado, el cuerpo comienza a segregar hormonas que podremos detectar con una prueba de embarazo. Hasta ese momento ni un profesional sería capaz de detectar si estas embarazada o no.

Una vez nos quedamos embarazadas, la hormona segregada por la placenta se puede detectar en la sangre o en la orina con un test de embarazo. Esta hormona se llama gonadotropina coriónica o hCG, según sus siglas en inglés.

La hormona hCG es la encargada de regular los niveles de estrógenos y progesterona necesarios para mantener el embarazo, sobre todo durante el primer trimestre. De aquí derivan los primeros síntomas característicos del embarazo: vómitos, mareos, nauseas…, que acostumbran a desaparecer a las 12 semanas debido a la disminución de esta hormona.

Existen infinidad de curiosidades en relación a las pruebas caseras de embarazo usadas generación tras generación, pero por su baja credibilidad no les vamos a dedicar mucho tiempo. Cada cual que sea libre de probarlas y posiblemente reírse un rato al realizarlas, siempre que estas nos supongan un riesgo para la salud.

Los test de embarazo que podemos encontrar en las farmacias acostumbran a ser muy fiables. Los hay de todos los precios, pero una cosa tenemos que tener clara sobre ellos: también pueden dar falsos negativos y falsos positivos, aunque estos últimos son más complicados. Aún así, si el test de embarazo, independientemente del precio que cueste, nos muestra que estamos embarazadas, tendrá un 98% de posibilidades de acertar.

¿Cuándo puede dar un falso positivo?

  • Cuando se padecen determinadas enfermedades tipo cáncer o afecciones trofoblásticas, un palabro relacionado con el tejido que posteriormente se tiene que convertir en la placenta y que por tanto engañará a nuestro cuerpo para generar hormona gonadotropina coriónica.
  • Mujeres con trastornos hormonales.
  • Un posible aborto durante los primeros días. Es decir, uno que sea tan rápido que lo identifiquemos como una regla normal, aún cuando el test nos ha dado positivo.
  • Embarazos ectópicos o fuera del útero, y que por tanto no son válidos.
  • Si estamos recibiendo tratamiento de fertilidad es muy posible que este tipo de test no sean suficientes para saber si estamos embarazadas.

Como hemos dicho, la recomendación para que el uso de estos test sea eficaz, es realizarlos una semana después de haber tenido la primera falta de regla, aunque en función del test de embarazo, a lo mejor nos tenemos que esperar un poco más.

Por otro lado, los falsos negativos son más comunes y muchas veces se produce por un error de la propia prueba o simplemente porque necesitamos esperar un poco más. Si vemos que la cosa se retrasa mucho, quizás sea el momento de pedir hora con nuestro médico, pues con un análisis de sangre nos confirmarán nuestro estado.

Está claro que, si bien este tipo de pruebas son útiles, se suelen emplear simplemente para salir de dudas, ya que, evidentemente, si estamos embarazadas, antes o después nos vamos a dar cuenta.

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner

Comentarios