BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

¿Qué hacer antes de quedarte embarazada?

Muchas veces me pregunto si, en el caso de decidir quedarme embarazada, ahora lo haría diferente. No digo que fuera algo no deseado o que me pillara […]

Muchas veces me pregunto si, en el caso de decidir quedarme embarazada, ahora lo haría diferente. No digo que fuera algo no deseado o que me pillara por sorpresa, pero una vez lo sabes y visitas a tu médico, aparecen una serie de recomendaciones que tanto ellos, los profesionales, como las madres y las abuelas, creen que debería saber toda la población mundial antes de plantearse tener hijos.

¿Qué hacer antes de decidir tener un hijo?

  • Si estas tomando alguna medida anticonceptiva es importante dejarla. Y aunque puede sonar un poco a chiste, una de las preguntas de tu médico una vez le digas que estás embarazada será: ¿Tomabas alguna medida anticonceptiva? ¿La has dejado ya? Yo siempre he pensado que es un tema más de cotilleo o estadística, aunque ellos son los profesionales y sabrán por qué lo preguntan.
  • Aún cuando sabemos que estamos fantásticas y que llevamos sin un resfriado más de un año, una revisión médica para descartar cualquier cosa que pueda interferir en el embarazo es una buena opción.
  • Con esta revisión también nos aseguramos de llevar al día las vacunas, sobre todo la rubeola y la varicela. Algunas enfermedades, como es el caso de la rubeola o la varicela, pueden afectar al feto en caso de contraerla estando embarazada. En nuestro país, la rubeola es una enfermedad prácticamente desaparecida y su vacunación esta dentro del calendario que la mayoría de pediatras siguen. Se administran dos dosis, una a los 12 meses y otra a los 6 años. Puedes revisar con tus padres si en tu caso también se produjo a esa edad la vacunación.
  • El famoso acido fólico. Si tienes planteado tener hijos, ya puedes empezar a tomarlo incluso tres meses antes. Esta comprobado que el ácido fólico ayuda a prevenir anomalías congénitas en el bebé, así como ciertas anemias y malformaciones. Pero no olvidemos que, aunque es recomendable, en una persona sana las cantidades en su cuerpo de este ácido, que no es otra cosa que una vitamina del grupo B, ya está presente, por tanto ya estamos preparadas para evitar este tipo de cosas. Tomar suplementos puede ser recomendable.
  • Vigilar la dieta es algo que no tendría que depender de si queremos o estamos embarazadas. Una alimentación variada, rica en frutas y verduras y baja en alimentos procesados y grasas saturadas, puede ser nuestra garantía de un futuro sano y sin preocupaciones. Si queremos tener un bebé, nuestra alimentación debe ser correcta.
  • Junto con la dieta, no tenemos que olvidar tampoco nuestro estado físico. Realizar ejercicio, mantenernos activas y evitar una vida sedentaria nos puede ayudar a tener un embarazo más cómodo y, en general, una vida repleta de buenos hábitos.
  • El peso es un factor muy importante durante el embarazo: a mayor peso más difícil será todo el trabajo de parto y más complicado será vivir convivir con el embarazo durante los nueve meses. Si tu peso es algo descompensado y tienes pensado quedarte embarazada, procura que no sea un impedimento pero que sea un objetivo a cumplir mejorarlo lo antes posible.
  • Fuera tabaco, alcohol y drogas (nada que no se haya dicho ya).
  • Una visita al dentista es aconsejable. Los dientes, estadísticamente, que no quiere decir que a todo el mundo le pase, son una parte de nuestro cuerpo que acostumbra a resentirse durante el embarazo. Los vómitos del primer trimestre desgastan los dientes y las encías sufren por el cambio hormonal. Para evitar intervenciones una vez estemos embarazadas, o consecuencias mayores al final del embarazo, una revisión antes nos puede ayudar.

Una vez tenemos todos estos temas resueltos, también encontramos una parte que podríamos llamar emocional o de actitud. Tener un bebé no es una decisión que se tiene que tomar a la ligera y en ella intervienen varios factores:

  • Factor emocional, en el que tenemos que sentarnos y, con nuestra pareja, si la tenemos, dejar claro una serie pensamientos. Tener un bebé es cosa de dos y tenemos que estar seguros que así es. Puede que para tí sea el momento ideal, pero tal vez tu pareja necesite más tiempo o tenga alguna inquietud. ¿De qué manera nos vamos a organizar cuando llegue el peque? ¿Qué hacemos con el trabajo? ¿Y cuando se ponga enfermo? ¿Y nosotros? ¿Seguiremos siendo pareja?
  • Factor relacional, también un punto a tener presente: nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo pasan ahora a ocupar otra posición en nuestra vida. Así como nuestros familiares van a ser un pilar importante en el cuidado y desarrollo del bebé, sobre todo los más próximos (madre, padre y hermanos), nuestros amigos y todos aquellos con los que nos relacionamos normalmente van a dejar de ser tan necesarios. Hablad con ellos, explicadles vuestra situación, intentad encontrar puntos en común para seguir coincidiendo… Es todo un trabajo previo, pero necesario para no sorprender a nadie.
  • Factor económico, como es evidente, no hay nada gratis y todo tiene un coste en la actualidad. En algún lugar he visto publicado que son 6000 euros lo que cuesta un bebé el primer año, pero también he leído que hay gente que vive a diario con un 1€ de presupuesto. Si queremos buscar motivos para no tener un hijo, cualquier excusa puede ser buena, pero: ¿realmente dejaremos que dependa del dinero tener un hijo?

Nadie dijo que fuera sencillo, pero sí que va a ser entretenido. ¿Todavía estamos pensando si lo vamos a tener o no?

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner

Comentarios