BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

No consigo quedarme embarazada

“Ahora que tengo claro que quiero ser mamá, parece que no está siendo tan sencillo como pensaba. Tanto tiempo preocupada por tener relaciones sexuales sin […]

“Ahora que tengo claro que quiero ser mamá, parece que no está siendo tan sencillo como pensaba. Tanto tiempo preocupada por tener relaciones sexuales sin precaución, incluso las evitaba si no estaba segura de que no había riesgo de embarazo, y resulta que ahora no consigo quedarme embarazada”. Quizá, si estas pensando en quedarte embarazada, te resulte familiar en algún momento haber escuchado o dicho lo anterior, pero tranquila: si miras a tu alrededor, lo normal es que la gente tengamos hijos.

Ante todo, tómatelo con calma
Las prisas nunca fueron buenas, y si estás pensando en quedarte embarazada, tampoco. Varios estudios demuestran que un nivel de estrés elevado puede ralentizar el proceso para concebir. ¿Qué tal si disfrutamos de los intentos y dejamos los nervios para otra ocasión? Si tienes menos de 35 años, tus reglas son normales y llevas menos de un año intentando quedarte embarazada, lo bueno está por llegar. En caso de no cumplir alguna de estas cosas, puedes consultar con tu médico especialista para resolver las posibles dudas.

Algo importante en el momento de querer ser mama, es conocer como es tu ovulación. Las ovulaciones pueden ser o no regulares, pero cuando llevas aproximadamente desde los 14 años ovulando cada mes, seguro que mejor que tú no las conoce nadie.
Otra cosa es que no te hayas parado a controlarla hasta este momento en el que quieres ser madre, pero es muy posible que haya unos patrones comunes cada mes: inflamación de los pechos, dolor en la zona de los ovarios, aumento del flujo vaginal, mareos o nauseas… Si le dedicas un momento a pensarlo seguro que encontraras algún síntoma.

Si después de revisarte crees que no hay nada que defina tu ovulación, no hay que ponerse nerviosa porque eso ya hemos dicho que no ayuda, simplemente con acudir a una farmacia podremos encontrar varios test que nos dirán nuestro día de ovulación.

La ovulación, por si no ha quedado claro, es el único momento en el que nos podemos quedar embarazadas. En este proceso, los ovarios liberan el óvulo (alguna vez más de uno, de aquí los gemelos y trillizos) y este se coloca en las trompas de Falopio en dirección al útero.

Como norma general, se produce hacia el día 14 del ciclo empezando a contar desde el primer día de menstruación. La ovulación dura 24 horas, que es lo que sobrevive un ovulo sin fecundar, ya que los espermatozoides pueden sobrevivir unos días en el interior del cuerpo de la mujer. Los días para poder tener un bebé son entre dos y tres antes de ovular y hasta 24 horas después de producirse la ovulación.

En el momento de concebir, también es recomendable que tengas en cuenta la gravedad. Posturas como ella encima o sentados no facilitan la entrada del esperma en nuestro útero, y menos aún que pueda permanecer allí. Una opción es quedarse boca arriba un rato estiradas en la cama y no tener prisa por ir al lavabo, un cojín debajo de las nalgas, también puede ser de ayuda.

Y no podemos olvidarnos de ellos. Evidentemente, esto es algo que no solo depende de nosotras, ellos también tienen su parte de responsabilidad en lo que a fertilidad se refiere. Que lleven una vida sana alejada de alcohol, tabaco y drogas es muy importante, asi como evitar ciertos medicamentos que pueden afectar a la calidad de esperma y, sobre todo, no olvidar que es mejor la calidad que la cantidad: está comprobado que la calidad del esperma mejora si se deja un margen de 48 horas entre cada eyaculación.

Una vez más vemos que la aventura de convertirse en mama es algo que dura toda la vida y empieza antes de tener a nuestro bebé.

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner

Comentarios