BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Problemas para concebir: ¿qué puedo hacer si no me quedo embarazada?

El mundo no está preparado para que todo el que quiera se convierta en mamá, y no todo el mundo está preparado para serlo. Muchas […]

El mundo no está preparado para que todo el que quiera se convierta en mamá, y no todo el mundo está preparado para serlo. Muchas veces no somos conscientes de la responsabilidad que conlleva convertirse en madre, pero aun así decidimos tomar la decisión de hacerlo. La maternidad es una decisión condicionada por aspectos muy diversos que van desde la economía personal de la familia a la edad de la pareja. Igualmente llegaremos a la conclusión de que en la mayoría de los casos, aun teniendo las cosas muy claras, siempre puede aparecer algo que nos va a hacer retrasar nuestra decisión.

Actualmente la decisión de convertirse en madre tiende a demorarse en el tiempo esperando siempre ese momento que no llega. La realidad luego es muy distinta y encontramos que este retraso en la decisión se acaba convirtiendo en una dificulta para concebir.

Al parecer más de un 30% de las madres actuales tienen 35 años, cosa que no se había visto hasta el momento, y aún sabiendo que la tasa de embarazo se reduce con el tiempo, son muchas las que continúan intentado ser madres pasada esta edad.

Las posibilidades por ciclo menstrual de quedarse embarazada con 25 años son de un 25%, a los 35 años hay un 12% de oportunidades y este porcentaje baja hasta el 5% cuando estamos en los 40.

Esto no quiere decir que no tengamos todavía posibilidades de quedarnos embarazadas, siempre podemos seguir intentándolo, sin embargo, si finalmente vemos que la naturaleza no está de nuestro lado, tendremos que plantearnos opciones alternativas.

La adopción o la subrogación podrían ser opciones muy válidas, pero también tenemos que tener presente los métodos de fertilidad asistidos, o dicho de otra manera, acudir a un especialista en fertilidad.

¿De qué manera hay que actuar si no puedo quedarme embarazada?

Los tratamientos de fertilidad están recogidos por la sanidad pública hasta los 40 años, pasada esta edad, si queremos recurrir a ellos tendrá que ser a través de una clínica privada.

Acompañados de una carga hormonal importante, los dos métodos más reconocidos y válidos en nuestro país son:

  • Inseminación artificial: un método de reproducción asistida que consiste en controlar el momento exacto de la ovulación de la mujer y depositar la muestra de semen de manera manual. Recreando las mejores condiciones para que el ovulo sea fecundado se intenta facilitar al máximo el proceso.
  • Fecundación in vitro: otra de las técnicas utilizadas. En este caso se fecunda un óvulo con un espermatozoide fuera del cuerpo de la mujer, en un laboratorio, y una vez fecundado y convertido en pre embrión se vuelve a insertar en el útero para que siga con su proceso normal.

Ambas técnicas son complejas y tienen sus propias características, por ello es muy recomendable contar con uno, dos e incluso tres especialistas que nos asesoren y nos ofrezcan diferentes opiniones.

Se ha comprobado que no es cierta la creencia popular de que el estrés es una de las causas de muchos de los casos de infertilidad, pero sí que es verdad que puede ser una de las consecuencias de un tratamiento de fertilidad. De esta afirmación se obtiene que más del 25% de parejas no lo soportan y abandonan el tratamiento tras un primer ciclo negativo, alimentando de esta manera su nivel de estrés sin llegar al objetivo.

Es esencial trabajar en equipo, puesto que este es un tema que no solo afecta a la mujer: su pareja también tiene que estar a su lado en el proceso y buscar el apoyo de la familia y amigos. Hay que informarse de cómo va a ser el procedimiento y, muy importante también, ponerse una fecha tope, siempre asesorados por el profesional para dejar el tratamiento si no funciona. Pueden ser formas efectivas de hacer más llevadero el proceso y dejar a un lado el estrés intentando disfrutar.

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner

Comentarios