BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados

Estar embarazada no siempre es una buena noticia. Para muchas mujeres descubrir que lo están, cuando su intención no era esta, puede suponer un momento […]

Estar embarazada no siempre es una buena noticia. Para muchas mujeres descubrir que lo están, cuando su intención no era esta, puede suponer un momento de mucho estrés e incertidumbre. Actualmente quedarse embarazada es difícil si no actuamos de forma irresponsable. Estamos posiblemente en uno de los momentos de la historia en los que, tanto la información como los medios para evitar quedarse embarazadas, son más accesibles que nunca.  Pero aun así puede pasar. ¿Qué hacemos entonces?

No vamos a realizar un listado de formas en las que interrumpir el embarazo, sino de las formas que tenemos para evitar quedarnos embarazadas.

– Para las mujeres:

Ningún método anticonceptivo es seguro al 100% a la hora de prevenir embarazos, todos tienen una posibilidad de error mayor o menor. Entre ellos encontramos:

  • El DIU (Dispositivo Intrauterino): se trata del método no permanente más usado en el mundo y el que menos posibilidad de fallar tiene, menos del 1%. Es un dispositivo en forma de T que se coloca en el útero por un profesional pudiendo permanecer allí entre 3 y 12 años. Podemos encontrar dos tipos, uno que libera hormonas y otro que no. Su uso siempre será recomendado por nuestro especialista aunque su efectividad es muy parecida.

El DIU no previene de enfermedades de transmisión sexual y no está indicado en caso de padecer ciertas enfermedades como el cáncer de endometrio o tuberculosis.

  • El diafragma se trata de un aro flexible de látex con unas pinzas que cubren el cuello uterino impidiendo la entrada de espermatozoides. Es necesario su uso conjuntamente a un espermicida. Se coloca entre dos y seis horas antes de tener relaciones y no se puede retirar hasta seis horas después, aun siguiendo correctamente las instrucciones su efectividad presenta un margen de fallo de alrededor del 6%.

No es un método que proteja de las enfermedades de transmisión sexual y está contraindicado a aquellas personas con infecciones urinarias frecuentes por tener relación con ellas.

  • Los anticonceptivos hormonales están disponibles en varias formas, siendo la píldora la más conocida. Esta se administra de forma oral, pero existen otros métodos hormonales diferentes: los implantes bajo la piel, inyecciones, parches o anillos vaginales. En todos los casos se trata de una combinación de hormonas que mayoritariamente evitan la ovulación. Su eficacia durante el primer año es muy elevada con un margen de error del 1% aunque este margen aumenta en los años posteriores por su mal uso por encima del 9%

No protegen de contraer enfermedades de transmisión sexual y sus efectos secundarios son un tema muy comentado y a la vez desconocido.

Si estamos completamente seguras de no querer tener hijos existe la opción de la esterilización o más conocido como ligadura de trompas. Mediante una intervención quirúrgica se bloquean las trompas de Falopio para que los espermatozoides no puedan pasar a fecundar los óvulos. Es un proceso no reversible y que no protege de enfermedades de transmisión sexual.

– En el caso de los hombres las posibilidades son más limitadas, ya que existen dos opciones:

  • El preservativo, un producto fabricado normalmente con látex que tiene como función impedir que los espermatozoides entren en contacto con la vagina una vez realizada la eyaculación. Para ello se colocan en el pene a modo de funda y por su forman quedan ajustados a él. Son el método más efectivo para evitar las enfermedades de transmisión sexual siempre que su colocación sea la correcta. Sus tasas de error oscilan por encima del 14%
  • La esterilización o vasectomía, una operación mucho menor que la realizada en las mujeres con el mismo fin. El cirujano realiza una pequeña incisión en la parte superior del escroto, liga los conductos deferentes y los corta por separado. Es un proceso reversible, pero su vuelta atrás conlleva una gran dificultad.

No protege de enfermedades de transmisión sexual.

Es importante que te informes y aclarares todas las dudas que te puedan surgir. Ahora es el momento de tomarse las cosas con calma y no después, cuando la cosa ya está en marcha. La prevención en esta ocasión es la mejor vía.

 

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner

Comentarios