BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Consejos para viajar en coche con niños

El coche, especialmente cuando se tienen niños pequeños, es el transporte favorito de las familias. Sin necesidad de estudios o estadísticas, ¿dónde íbamos a meter si […]

El coche, especialmente cuando se tienen niños pequeños, es el transporte favorito de las familias. Sin necesidad de estudios o estadísticas, ¿dónde íbamos a meter si no el carrito, la trona, la mochila con los pañales y los juguetes? Podríamos decir que un coche es lo más parecido a llevar la casa a cuestas cuando hablamos de transportes, siempre que no nos podamos permitir un jet privado, claro.

Otra de las características de los coches es la comodidad que nos ofrecen frente al resto de transportes. No tenemos que depender de nadie para parar o decidir por dónde ir, podemos comer donde queramos y, si es necesario, dormir un rato. Nosotros vamos a ser en todo momento los que vamos a tomar las decisiones, algo muy importante cuando viajamos con peques y que nos convierte en responsables, no solo de asegurar el disfrute del viaje, sino de controlar todo lo que va a tener relación con la seguridad en él.

¿Qué hay que tener en cuenta al viajar con niños?

  • Asegurarnos de que el coche esta al día con las revisiones periódicas y que todo funciona correctamente antes de partir. Esto nos evitará sorpresas inesperadas o posibles disgustos: el estado de las ruedas, los frenos, los niveles de aceite, incluso el aire acondicionado si tenemos pensado viajar en una época calurosa.
  • El botiquín de primeros auxilios es muy recomendable, nos puede ayudar a solucionar los pequeños incidentes que vayamos encontrando durante el camino: una picadura de mosquito, una rozadura en la rodilla, un mareo o alguna cosa más escatológica característica de los peques. ¿Que no debe faltar en el botiquín? Agua oxigenada, alcohol, gasas, algodón o yodo serian los productos básicos, pero tampoco podemos olvidar las tiritas, capaces de curar milagrosamente cualquier cosa si tienes menos de 5 años.
  • La paciencia y el viajar sin prisas son dos herramientas muy necesarias en los viajes con peques, nuestro trayecto será más tranquilo si respetamos las paradas cada dos horas o simplemente si paramos para estirar las piernas o ir al servicio en alguna área de servicio de vez en cuando.
  • Estar pendientes del aire acondicionado y la calefacción, dos prestaciones que debemos tener al día. Recordemos que la persona que conduce tiende a tener una sensación diferente al que va de acompañante o en los asientos traseros. Está demostrado que el estrés que produce la conducción hace variar la temperatura corporal de las personas. Con esto presente, es conveniente que el conductor pregunte al resto de pasajeros del vehículo si tienen frío o calor antes de ajustar la temperatura. Si hace frío la calefacción es una opción, pero no es necesario aumentarla hasta tener que ir en bañador durante el viaje. Por el contrario, el aire acondicionado es muy útil para facilitar los viajes en épocas muy calurosas, pero su incidencia acostumbra a ser muy agresiva si está muy alto y durante mucho tiempo.
  • Implicar a la familia en la planificación del viaje hace que este sea más ameno. Descubrir los sitios por los que se tiene pensado pasar durante el trayecto, determinar qué visitar, planear las paradas o distribuir las tareas dentro del coche: ¿quién se encarga del agua? ¿Y de los juegos? ¿Quién se lleva el mapa o GPS? Independientemente del destino y de que la mayoría de diversión esté enfocada a disfrutar una vez llegados al lugar, el viaje es un momento bonito para compartir en familia y muchas veces es lo que más se va a recordar.
  • La comida, bebida y algo con lo que entretenerse son factores imprescindibles que debemos planear antes de salir. Si compras estos productos en las diferentes áreas de servicio comprobarás que su precio es superior a lo normal. Viajando con niños, puede que tengas que visitar una de estas áreas nada más emprender la marcha
  • El uso correcto de sistemas de retención para niños reduce en un 75% la mortalidad infantil en caso de un accidente de tráfico. Ante estas cifras no podemos más que insistir en la importancia de la colocación y  correcta utilización de estos dispositivos. Desde el 1 de octubre del 2015 en nuestro país ha cambiado la normativa y vale la pena revisarla antes de salir. Debemos tener en cuenta algunos puntos:
  1. Hasta que el peque no mida más de 1.35m es totalmente obligatorio que vayan en una sillita adecuada a su peso, altura y edad en los asientos traseros del coche.
  2. Grupo 0 y 0+. De 0 a 13 kg. La sillita tiene que ir colocada en sentido contrario a la marcha del vehículo y es recomendable que la cabeza del bebé no sobresalga del respaldo. A diferencia de la anterior normativa, la sillita siempre tiene que ir en los asientos traseros.
  3. Grupo 1. De 9 a 18 kg. El peque ya es más autónomo, por lo que tenemos que vigilar de vez en cuando que todos los agarres sigan donde tienen que estar.
  4. Grupo 2 y 3. De 15 a 36 kg. Se tiene que mantener al peque elevado para la correcta utilización del cinturón de seguridad.
  5. A partir de 1,35m hasta el 1.50m ya no es obligatorio usar métodos de seguridad adicional, pero si recomendable.

*Como excepción a la norma están los viajes en taxi. Si es en áreas urbanas de grandes ciudades, se puede permitir el viaje sin silla o método de sujeción adicional, aunque como siempre en estos casos, la responsabilidad es nuestra.

Viajar es un placer y, con los peques, puede ser toda una diversión si sabemos organizarlo.

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner

Comentarios