BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Primera visita al ginecólogo durante el embarazo

Si somos madres primerizas, es muy posible que al detectar la primera falta de la regla, rápidamente nos hayamos realizado un test de embarazo para […]

Si somos madres primerizas, es muy posible que al detectar la primera falta de la regla, rápidamente nos hayamos realizado un test de embarazo para verificar si realmente estamos embarazadas. Acto seguido, habremos llamado a nuestro ginecólogo para concertar nuestra primera cita durante el embarazo. Tanto si lo hacemos a través de la sanidad pública como de la privada, la fecha recomendada para la primera visita es a las seis semanas después de la última menstruación, siempre que no notemos nada extraño antes: pérdidas de sangre prolongadas, vómitos de manera muy recurrente, mareos o algún tipo de dolor en la zona abdominal. Estos síntomas pueden ser un motivo de peso para visitar lo antes posible a nuestro médico.

También podemos consultar antes a nuestro médico en el caso de que necesitemos ayuda, más allá del test de embarazo, para confirmar si estamos embarazadas o no. Al principio, al tratarse de un embrión en un estado muy inicial, difícilmente podremos detectar que el embarazo pueda seguir adelante con total seguridad. Ni el examen ecográfico podrá validar la viabilidad del embrión o el latido fetal de éste.

Por tanto, la primera visita al ginecólogo está más enfocada a la madre que al futuro bebé. Es importante evaluar el estado de salud de la madre para hacer una primera estimación de la evolución del embarazo, puesto que el embrión todavía es muy pequeño para sacar conclusiones.

Pruebas que se realizan en la primera visita al ginecólogo:

  • Control de la tensión arterial. ¿Por qué es tan importante controlar la tensión en el embarazo? La hipertensión puede provocar un embarazo prematuro, así como preeclampsia, desprendimiento de placenta o bajo peso al nacer. En algún caso se ha asociado también con la muerte del bebé.
  • Control de nuestro peso: un dato que le servirá a nuestro especialista para recomendarnos unas pautas de alimentación u otras. Lo ideal es aumentar unos 9-12 kilos durante el embarazo, pero todo depende de la mujer y del tipo de embarazo que tenga.  El exceso de peso puede dificultar la expulsión de nuestro bebé en el momento del parto, así como producir complicaciones en la salud de la madre en ese momento.
  • Un cuestionario sobre la historia clínica de la familia con los posibles antecedentes de enfermedades hereditarias, patológicas y quirúrgicas. Por otro lado, también nos preguntará sobre los hábitos alimenticios y de salud: tabaco, alcohol, drogas, deporte, tipo de trabajo…
  • La FPP (fecha probable de parto) en función de la última menstruación. Este cálcula podrá variar desde una o dos semanas dependiendo de la fecha real de concepción.
  • Una prescripción de pastillas de ácido fólico para tomar, si no lo estás haciendo aún, durante el embarazo. Se ha comprobado que el ácido fólico reduce las posibilidades de malformación en el feto tales como espina bífida.
  • Una petición de analítica completa para ver tu estado de salud.
  • Nos harán una ecografía que verificará nuestro estado de embarazo.
  • Y por último, nos dará una nueva fecha para la próxima revisión.

¿Qué más podemos descubrir sobre nuestro embarazo en esta primera visita?

Por lo general, si el test de embarazo ha sido positivo, es señal de que en nueve meses seremos mamás, aunque en alguna ocasión puede que la cosa no sea de esta manera y necesitamos de esta primera visita para asegurarnos.

El embarazo ectópico o extrauterino, es aquel que se produce cuando el óvulo, después de ser fecundado, se implanta fuera de la cavidad del útero, sin posibilidad de trasplantarlo donde toca, y por tanto teniendo que poner fin al embarazo. Este tipo de embarazos se produce en 1 de cada 50 casos, siendo por tanto algo poco habitual. El óvulo fecundado se queda en las trompas de Falopio sin finalizar su camino al útero. Es muy importante detectar este tipo de embarazos, puesto que de no ser así, podría ponerse en riesgo la salud de la madre. Después de un embarazo ectópico podremos volver a quedarnos embarazadas y no existe ninguna evidencia que verifique lo contrario.

Si bien la primera visita al ginecólogo no es la más importante de todas, si que va a ser la que con más expectación esperemos. Después, toda nuestra emoción se centrará en lo que vendrá transcurrido los nueve meses.

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner Barcelona

Comentarios