BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio
Sleep consultant

Claves para conseguir que el bebé duerma

Una de las tareas más complicadas de gestionar para los papás y mamás durante los primeros meses del peque, es posiblemente todo lo relacionado con […]

Una de las tareas más complicadas de gestionar para los papás y mamás durante los primeros meses del peque, es posiblemente todo lo relacionado con el dormir. No hay que ir muy lejos para ver que si el bebé no duerme, nosotros tampoco lo vamos hacer y esta falta de sueño va hacer más difícil continuar con el resto de nuestra rutina diaria de forma eficiente. El trabajo, nuestra vida social, nuestra vida de pareja… todos estos aspectos y todos los demás, de una manera significativa, se van a ver afectados por estas horas que dormimos de menos.

De media, un bebé durante las primeras semanas duerme entre 16 y 17 horas al día, y no es normal encontrarlo despierto más de 2 o 3 horas seguidas. La parte más entretenida de todo esto es que debido a que los ciclos de sueño de los bebés son relativamente más cortos que los de un adulto, nunca sabemos cuando acaban y por tanto se van a despertar, implicando una gran dedicación en cualquier momento del día o de la noche.

¿Por qué se despiertan los bebés tan fácilmente?

Los ciclos de sueño del bebé son periodos que duran aproximadamente 90 minutos y están compuestos por un sueño suave denominado REM y una fase de sueño profundo o NO REM.

Durante la fase REM el bebé presenta un estado de semi alerta o vigilia en el que es muy sencillo que se despierte, por otro lado la fase REM dentro del ciclo de sueño la encontramos al principio y al final, por tanto dado que los ciclos no son de más de 90 minutos, si en los extremos del ciclo encontramos algo que pueda entorpecer el sueño del bebé, aquí tenemos la clave para que los bebés no duerman todo lo que nos gustaría.

¿De qué manera podemos establecer unos buenos hábitos que permitan que nuestro bebé, y por extensión nosotros, podamos descansar?

  • Una de las causas principales en el despertar de los bebés es sin duda es un pañal sucio. Independientemente de lo que lleve el pañal, la sensación de tener algo que no toca en él es una causa asegurada para que el peque se desvele. Si vemos que el peque no se duerme, mirar su pañal es una buena opción.
  • La diferencia entre el día y la noche, es algo con lo que los bebés no nacen. Motivo por el que podemos encontrar pequeñines que empiezan la marcha cuando se pone el sol, como si de animales nocturnos se tratase. Es verdad que los primeros días no podemos hacer gran cosa sobre esto pero aproximadamente a las 2 o 3 semanas de vida del bebé podemos comenzar a intentar enseñarles. La forma más sencilla es implicarles en nuestras rutinas, o dicho de otra manera, durante el día estimularles, ponerles música, la lavadora, el lavavajillas, salir a la calle, el ruido de los coches… y todos esos ruidos cotidianos y por la noche mantenernos calmados y lo más tranquilos posible incluso cuando estemos cambiándoles el pañal o dándoles de comer. De esta manera empezamos a mostrar una diferencia de ritmos que nos puede servir para que ellos adquieran el correcto.
  • Observar a los bebés nos va a dar pistas de que toca dormir. ¿Cuántas serán las horas que se nos van simplemente mirándoles? Si durante estas horas nos esforzamos en detectar signos de cansancio en el peque: se rasca los ojos, está más movido de lo normal, incómodo…y aprovecharlos para llevarles a dormir, estaremos creando rutinas que al bebé le indicaran que eso que le pasa es una señal para dormir.
  • Debemos considerar mantener unas rutinas de sueño si queremos que nuestro bebé las tenga: los mismos pasos antes de dormir, las mismas horas, los mismos lugares, la misma persona… Esto ayuda a que el peque relacione.

Cuando todo esto nos parece una locura y vemos que no podemos más, siempre podemos acudir a un profesional, si bien una enfermera nos puede ayudar, también existe la figura del Consultor de sueño (sleep consultant), muy popular en otros países y con cada vez más aceptación en el nuestro. En caso de no conseguir establecer rutinas, no detectar signos de cansancio y en definitiva no conseguir que el peque duerma, este profesional nos puede ofrecer unas pautas adecuadas para conseguirlo antes que el peque tenga ganas de emanciparse…

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner Barcelona

Comentarios