BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Diabetes gestacional durante el embarazo

El embarazo es el nombre que recibe el periodo de tiempo que pasa desde que el óvulo fecundado o cigoto se instala en el útero […]

El embarazo es el nombre que recibe el periodo de tiempo que pasa desde que el óvulo fecundado o cigoto se instala en el útero de la mujer, hasta la alumbración o parto, momento en el que se da a luz al bebé.  Podríamos decir que dura entre 40 y 38 semanas en función de si el cálculo lo hacemos según la última menstruación o nos guiamos por la fecundación. En ambos casos estamos hablando de aproximadamente 9 meses en los que el cuerpo de la mujer es un continuo ir y venir de cambios, tanto físicos como psicológicos.

Uno de los cambios curiosos y que a muchas madres les preocupa, es la posible diabetes gestacional, sufrida por aproximadamente una de cada diez mujeres embarazadas.

Por lo que se sabe sobre esta enfermedad, existe una relación entre las hormonas que segrega el cuerpo de la madre durante el embarazo y un bloqueo en la insulina. La insulina es la hormona encargada del metabolismo, sobre todo de los glúcidos, por tanto si esta se ve bloqueada de alguna forma, es cuando los niveles glucémicos o de azúcar en sangre se verán elevados causando la diabetes en el embarazo.

Factores que pueden influir en la aparición de esta diabetes gestacional:

  • Edad avanzada de la madre
  • Antecedentes familiares
  • Hipertensión arterial
  • Sobrepeso
  • Ovarios poliquísticos

La diabetes es una enfermedad que en la mayoría de casos no presenta síntomas destacables, por lo que son fácilmente confundibles con algunos del embarazo: cansancio, aumento de la sed, vista borrosa, nauseo o vómitos entre otros.

Por este motivo la detección de esta enfermedad se realiza mediante un análisis de sangre, que de forma rutinaria se programa entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Este análisis recibe el nombre de test de O´Sullivan y a diferencia de otros, se realiza en dos partes. Primero se toma una muestra de sangre en ayunas, como es habitual, y una vez tomada esta muestra, se pide beber a la embarazada un líquido con una cantidad elevada de glucosa (50/75g ), y se vuelve a realizar el análisis pasados unos 30 minutos. Es una prueba totalmente inocua para la madre y para el bebé, y la única queja que presentan algunas embarazadas que se someten a la prueba es el desagradable sabor del la solución con la glucosa.

Los valores para esta prueba son normales si los niveles de glucosa en sangre son menores a 140mg/dl, aunque será nuestro médico especialista quien nos lo indique.

En caso de finalmente ser diagnosticadas con diabetes gestacional, el tratamiento no es muy complicado y consiste en mantener los niveles de glucosa en sangre controlados mediante la dieta y ejercicio.

Por otro lado, si no se consigue controlar, lo que podemos encontrar es un excesivo peso del bebé que puede dificultar su expulsión en el momento del parto. Una vez pasado el parto, como norma general, nuestros niveles de glucosa volverán a la normalidad mientras disfrutamos del nuevo recién llegado.

Sira Bellot
Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner Barcelona

Comentarios