BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Embarazo ectópico: ¿estamos embarazadas?

El embarazo es el periodo que va desde el momento en que el cigoto fecundado se instala en el útero hasta el momento del parto. […]

El embarazo es el periodo que va desde el momento en que el cigoto fecundado se instala en el útero hasta el momento del parto. Sin embargo, y a pesar de los síntomas, no todos los embarazos son iguales ni se prolongan hasta el momento del parto, es el caso del embarazo ectópico.

Cuando se produce un embarazo ectópico o extrauterino, la prueba de embarazo que nos realicemos previamente va a dar positivo, pues al tratarse de un ovulo fecundado, nuestro organismo sigue el mismo proceso que cuando es un embarazo correcto y por tanto segregará una serie de hormonas que no solo harán que el resultado del test sea positivo, sino que nuestro cuerpo experimente algunos síntomas propios del embarazo.

¿Qué ocurre entonces? ¿Estamos embarazadas o  no?

El embarazo ectópico es un óvulo fecundado que, por algún motivo, no ha seguido el camino correspondiente para implantarse en el útero de la madre y se ha quedado fuera: en la cavidad cervical o pélvica, en el ovario, o lo más habitual, que es en las trompas de Falopio. Hay una excepción en cuanto al nombre, pues cuando el óvulo se localiza en la cavidad abdominal se denomina embarazo eutópico.

Las causas no se conocen muy bien, pero se ha comprobado que después de darse uno de estos embarazos es probable que se vuelva a producir otro. Desafortunadamente, a día de hoy aún no se conoce forma de trasplantar este óvulo al lugar correcto y por tanto, para prevenir complicaciones en la madre, siempre se debe practicar un aborto en estos casos.

En un embarazo ectópico, la gestación no va a poder salir adelante y por tanto la muerte fetal va a ser irremediable. Estadísticamente, este tipo de embarazos son la principal causa de muerte infantil durante las primeras semanas del embarazo.

Síntomas de un embarazo ectópico

  • En este tipo de embarazos son muy frecuentes los dolores abdominales, algo que en un embarazo correcto no se da.
  • Ir al wc y sentir dolor, también puede ser una causa para sospechar que algo no marcha como esperamos.
  • Hemorragias vaginales, en todo momento frente a un embarazo son una señal de alerta, pero acostumbran a ser un signo de este tipo de patologías.
  • También son muy habituales los mareos y los vómitos, que si bien son un síntoma de embarazo, cualquier madre que ya haya vivido uno podrá notar que en este caso, estas sensaciones son algo diferentes.
  • Una sensación curiosa que puede hacer saltar las alarmas, es el dolor de hombros cuando estamos recostadas. Si esto sucede y finalmente estamos hablando de un embarazo ectópico, lo que ha sucedido es que por la ruptura de las trompas se ha producido una hemorragia que ha hecho que se irriten los nervios que van hacia la zona de los hombros. Evidentemente es algo muy serio con lo que debemos actuar de forma inmediata.

Ante cualquiera de estos síntomas acudir a nuestro médico especialista es la mejor opción, él nos someterá a una prueba de ultrasonidos, totalmente indolora, que nos confirmará el estado real del embarazo.

Tratamiento del embarazo ectópico

Como ya hemos comentado, este tipo de embarazo nunca es viable, por lo que la suspensión de él es la única solución si no queremos ocasionar consecuencias mayores en un futuro.

  • El tratamiento quirúrgico es una de las vías más utilizadas cuando el embrión está situado en las trompas y es de un tamaño pequeño. Este procedimiento recibe el nombre de salpingotomia y no es otra cosa que una laparoscopia abdominal. En caso que el embrión sea más grande, o que la trampa estuviera dañada, la intervención seria otra algo más compleja, pero con la misma finalidad.
  • También existe el tratamiento químico para interrumpir el embarazo y forzar a nuestro cuerpo a expulsar el embrión. Este tipo de tratamientos son indoloros, y los más indicados, pero en el caso de tratarse de un embarazo ectópico muy avanzado, dejan de ser válidos y tenemos que recurrir a la cirugía.

A pesar de lo dificultoso e incómodo que puede parecer un embarazo de este tipo, por lo general nuestro cuerpo no sufre ningún impedimento a la hora de volver a intentar quedarnos embarazadas. Como norma general deberemos dejar pasar dos menstruaciones antes de volver a concebir.

Comentarios