BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Prevenir y actuar ante las picaduras de las medusas

El otro día, con el calor que hacía decidimos irnos a la playa. El agua estaba genial, limpia y prácticamente sin olas, pero cuál fue […]

El otro día, con el calor que hacía decidimos irnos a la playa. El agua estaba genial, limpia y prácticamente sin olas, pero cuál fue nuestra sorpresa al ver que la bandera roja estaba en lo más alto del mástil y no pudimos bañarnos. ¿Qué estaba pasando? En verano una de las banderas rojas más características en las playas es la ocasionada por un pequeño animalejo llamado medusa. No estamos hablando de ningún monstruo mitológico, aunque sí que se trata de un bichejo cuya picadura es capaz de estropear un maravilloso día de vacaciones a cualquiera.

La medusa es un animal de textura gelatinosa, repleta de tentáculos irritantes y de color claro, en muchas ocasiones transparente. Precisamente este color o esta ausencia de él es el motivo que las hace pasar desapercibidas a los ojos de los bañistas y provocar dolorosas picaduras.

El contacto con los tentáculos de la medusa produce dolor, picor, escozor, inflamación y en alguna ocasión puede llegar a producir sangrado. Si todo esto lo trasladamos a los más pequeños de la casa, las consecuencias son catastróficas. Los peques de la casa no se detienen en mirar si algo flota, al revés: si flota seguro que lo acaban cogiendo para jugar después.

¿Como evitar las picaduras de medusa?

  • Evitar la picadura de estos animales únicamente se puede hacer evitando el contacto con ellos.
  • Si estamos en el agua y somos capaces de distinguir a uno de estos animales a nuestro alrededor, lo que tenemos que hacer es alejarnos de ellos de la forma más lenta posible, de esta manera e intentando no remover el agua, evitaremos que los tentáculos irritantes se muevan hacia donde estamos nosotros.
  • Es totalmente contraindicado tocar las medusas, incluso cuando estamos seguros de que están muertas (difícil si no somos expertos conocedores de los cnidarios, que es la especie que agrupa a las medusas) o si las encontramos en la arena o encima de alguna roca. Los tentáculos mantienen su acción urticaria hasta el final, incluso pueden desprenderse y estar en las zonas cercanas. Por tanto lo mejor es dejar a los profesionales que se encarguen de retirarlas.
  • Las cremas solares, así como ciertos repelentes de ventas en farmacias o lugares especializados, no actúan únicamente como filtros del sol o contra los molestos mosquitos, también pueden ejercer un efecto pantalla ante las medusas. No son efectivos para el contacto directo, pero sí que lo pueden ser para un roce casual.

¿Qué hacer si ya me ha picado una medusa?

  • Lo primero que hay que hacer es salir del agua si la picadura de las medusas se ha producido en ella. El dolor puede llegar a ser muy intenso provocando incluso mareos.
  • Para evitar que la irritación se haga más extensa es importante evitar rascar o frotar la zona afectada.
  • Si queda algún resto del tentáculo, tenemos que retirarlo lo antes posible de la piel con la ayuda de algún instrumento, nunca con las manos o correremos el riesgo de infectarnos también.
  • Recordar no utilizar agua dulce, pues activa las células urticarias de los tentáculos e incrementa la cantidad de toxina. Siempre agua salada.
  • El hielo ayuda a bajar la hinchazón de la zona afectada. También podemos valernos de algún antiséptico para tratar la herida, como el alcohol, el yodo o similares.

Las picaduras de las medusas son muy habituales y aparentemente no tienen por qué tener complicaciones, pero para estar seguros  es recomendable dirigirnos a un punto de atención, de los muchos distribuidos por las diferentes playas, y que ellos valoren que debemos hacer.

Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner Barcelona
T. +34 93 275 31 82

Comentarios