BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

¿Puede un bebé ir a la playa?

Si la pregunta se refiere a los bebés más pequeños, la respuesta es sí, pueden ir a la playa. Y si queremos también pueden ir de […]

Si la pregunta se refiere a los bebés más pequeños, la respuesta es sí, pueden ir a la playa. Y si queremos también pueden ir de crucero o safari por alguna sabana. Evidentemente ellos no pueden decidir qué quieren y qué no todavía, son los papás y las mamás los que toman las decisiones y asumen los riesgos por ellos.

Nuestras decisiones no siempre son acertadas en relación a la edad de los peques y en alguna ocasión nos dejamos llevar por las ganas de compartir experiencias de forma conjunta más que por el sentido común. La edad recomendada para que los peques visiten por primera vez la playa, según los expertos, es a partir de los 6 meses de edad. Antes de esta edad, la piel del peque no está preparada para la exposición al sol ni tampoco para las cremas protectoras. Podría aparecer alguna alergia o, mucho peor, una quemadura.

Los bebés pueden ir a la playa, pero debemos tener siempre presente una serie de medidas para garantizarnos una jornada tranquila.

Consejos para llevar a nuestro bebé a la playa:

  • Una vez llegados a esta edad, la primera recomendación es evitar las horas en las que la incidencia del sol es mayor (entre las 11:00 y las 16:00), para asegurarnos de que estamos protegidos de los rayos más dañinos. Igualmente, debemos procurar que siempre estén debajo de una sombra y a ser posible llevarlos con ropa que no permita la incidencia del sol ya que la arena también refleja los rayos

Atención: que hay materiales que dejan pasar los rayos nocivos del sol.

  • La playa está llena elementos que podrían resultar peligrosos. No hablamos solo de la arena y el gua, también podemos encontrar piedras, insectos y cualquier otro instrumento susceptible de ser llevado a la boca por el peque. Por muy gracioso que esté jugando con la arena y vigilemos en todo momento, también hay que estar pendiente, si le hemos puesto crema en las manos, de que no se las chupe, pues podría intoxicarse.
  • Debido a la delicada piel de los bebés, muchas veces con pocos minutos es suficiente para que esta se vea afectada por el sol. Eso hace que sea recomendable aplicar la crema protectora incluso antes de salir de casa. Como hemos comentado, la crema puede presentar reacciones en la piel del peque, por lo que siempre es mejor hacer una prueba antes de ir a la playa.
  • Si vamos con los peques, las jornadas largas en la playa no son recomendables, pero si así acontece es importante ir renovando la crema solar cada vez que nos acordemos y mínimo cada dos horas.
  • Para finalizar, es importante evitar la deshidratación del peque. Para ello debemos llevar provisiones de agua fresca. En caso de estar con la lactancia materna exclusiva, no será necesario que el bebé tome agua, pero sí podemos refrescarle con ella los brazos, la cabeza y las piernas para mantener hidratada su piel.

La playa es un lugar excelente para pasar jornadas en familia, incluso podemos disfrutar de ella si vamos solos, pero si decidimos ir con nuestros hijos, no olvidemos que para ellos menos es más.

Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner Barcelona
T. +34 93 275 31 82

Comentarios