BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Resfriado en otoño: ¿como actuar?

La primavera y sus flores, el invierno y sus largas noches acurrucados, el verano y sus salidas a la playa o a la montaña… pero, […]

La primavera y sus flores, el invierno y sus largas noches acurrucados, el verano y sus salidas a la playa o a la montaña… pero, ¿que pasa con el otoño? ¿Qué nos tiene preparado esta estación?

Las postales de otoño, con el caer de las hojas y los rojos atardeceres. son idílicas. Pero la realidad es que si somos nosotros quienes tomamos esta fotografía, posiblemente lo hagamos con la cámara en una mano y el pañuelo en otra, ¡al menos a principios del mes de octubre! Y es que el otoño es aquella estación de transición entre el verano y el invierno en la que, por mucho que lo intentemos, va a ser difícil escapar del resfriado.

Los frentes fríos que acompañan la entrada del otoño, las lluvias que nos sorprenden o simplemente la vuelta a la rutina después del verano y el contacto con los compañeros, ocasionan los primeros resfriados del otoño. Los peques como siempre son los más afectados, aunque también son los que más fácilmente se recuperan.

¿Qué podemos hacer con el resfriado?

El resfriado común es una infección vírica leve pero tiene la peculiaridad de que se contagia de forma muy rápida: mocos y estornudos son sus vías de expansión y a la vez son todas esas cosas que a los peques no les importan en absoluto interactuar con ellas.

Por lo general no hay fiebre, cosa que nos ayuda a sobrellevar los síntomas con algo más de energía, pero igualmente tampoco existe un medicamento que nos ponga a punto otra vez, y claro está: los antibióticos están contraindicados, ya que en este caso es una infección vírica y no bacteriana.

¿Cómo evitar el resfriado?

  • Muy importante el tema de la higiene de las manos. En el caso de los bebés, es primordial que todo aquel que coja al peque tenga las manos limpias antes de tocarlo. Por otro lado si hablamos de niños, lavarse las manos frecuentemente y sobre todo después de haber estado rodeado de otros compañeros de cole o amigos, evita que una posible extensión del virus.
  • Evitar las personas enfermas en la medida de lo posible. Si se trata de hermanos va a ser difícil, pero en el caso de familiares o amigos, quizás podemos retrasar esa cita pendiente una semana más.
  • El agua es muy importante en nuestra dieta y en especial durante los resfriados. Mantenerse hidratada ayuda a la eliminación de los mocos. En caso de los bebés que todavía están mamando, no debemos detener las tomas aunque el peque este menos receptivo.
  • El reposo en muchos casos es un buen reconstituyente, aunque no se debe abusar porque nos anula por completo y parece que nunca tenemos suficiente: cuanto más duermes, más quieres.
  • Otro factor importante es la ropa, aun cuando nos parece que el verano sigue por aquí, la verdad es que ya no es así y un día que amanece soleado y caluroso, acaba lluvioso y con unos grados menos en el termómetro, por este motivo hay que tener siempre presente que si el peque tiene que pasar el día fuera de casa, lo mejor es ponerle una chaqueta o alguna prenda de la que se pueda desprender si hace calor o dejarse puesta si no se da la situación.

En el caso de pillar el resfriado (algo que seguro se dará por mucho que hagamos), seis días será lo que nos dure, aproximadamente. Pero en cualquier caso, ante la duda siempre debemos acudir a nuestro médico especialista que nos asesore y recomiende el mejor tratamiento a seguir.

Comentarios