BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

Sexo durante el tercer trimestre de embarazo

No hay nada más placentero que disfrutar de un embarazado normal y saludable apreciando los cambios de nuestro cuerpo y notando como nuestro peque va […]

No hay nada más placentero que disfrutar de un embarazado normal y saludable apreciando los cambios de nuestro cuerpo y notando como nuestro peque va creciendo en nuestro interior. Pero también es verdad que no dejamos de ser mujeres durante este periodo y que hay necesidades que podemos tener y necesitar cubrir, sobre todo cuando nuestra pareja está cerca y muy posiblemente también las comparta. Estamos hablando del sexo, y más en concreto del sexo cuando el embarazo está avanzado y las dudas de todo tipo nos invaden.

Primero debemos decir que el sexo, cuando el embarazo es normal, es algo que no presenta ningún tipo de riesgo ni para el niño ni para la madre. Dicho esto, es verdad que debido a la situación y al volumen totalmente normal que adquiere tu cuerpo, la creatividad tiene que ser una pieza clave y tal vez necesaria.

Si bien durante el primer y segundo trimestre nuestro cuerpo todavía no ha adquirido unas dimensiones muy diferentes a las habituales, cosa que nos permite seguir llevando una vida normal en lo que se refiere al sexo. Durante el tercer trimestre es el momento en el que el peque crece más y también se mueve de forma más violenta, algo que puede quitar la pasión a la más ardiente de las mujeres y hacer del sexo algo más incomodo que placentero.

¿De qué manera se deben mantener las relaciones sexuales?

El sexo en el embarazo, así como en el resto de periodos de la vida, se puede mantener de la manera que apetezca, siempre que esté consentido por ambas partes y no entre en conflicto con el sentido común. Entendemos por tanto que juegos previos, masturbación, manipulaciones, sexo oral, penetración vaginal  y cualquier práctica no peligrosa que nos apetezca, son bienvenidas.

Quizás si tenemos que descartar alguna práctica, podríamos hablar del sexo anal. Sin estar contraindicado, en muchas ocasiones llevados por la emoción del momento, podemos correr el riesgo de contaminar la vagina de gérmenes del ano y causar una infección, algo que tiene solución, pero que puede ser molesto.

¿Cuándo debemos suspender las relaciones?

Como ya hemos dicho, durante el embarazo no existe riesgo para la madre, ni para el padre y mucho menos para el niño cuando practicamos sexo, pero existen unas situaciones en las que tendremos que evitarlo, no por ser necesariamente peligroso, sino por algo que ya hemos comentado: el sentido común.

  • Embarazo de riesgo o con amenaza de aborto.
  • Infección urinaria: cuando se trata de sexo vaginal, no pinta agradable y podemos contagiar a nuestra pareja en función de la infección.
  • Si ha habido una ruptura de la bolsa amniótica podemos decir que el peque pierde sus defensas, por tanto no serian recomendable mantener relaciones con penetración y deberías de forma urgente consultar con tu medico.
  • Sangrados vaginales, ¡evidentemente suspenderemos la penetración!
  • Y un caso algo menos lógico y en el que será el especialista el que nos informe de que debemos hacer, es cuando nos encontremos con insuficiencia cervical, o dicho de otra manera, que el cuello del útero esté borrado o tenga posibilidad de borrarse prematuramente, pudiendo causar un aborto espontáneo.

Con todo lo que se nos viene encima, el sexo posiblemente no esté dentro de nuestras prioridades, ¡pero que no sea por miedos infundados, por favor!

Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner Barcelona
T. +34 93 275 31 82

Comentarios