BabyPlanner

Consultores de maternidad y paternidad por Sira BellotMi Bio

La muerte súbita del lactante

La maternidad está llena de alegrías, noches de insomnio y, en alguna ocasión, también nos acompaña con una gran tristeza. Si bien hay enfermedades que […]

La maternidad está llena de alegrías, noches de insomnio y, en alguna ocasión, también nos acompaña con una gran tristeza. Si bien hay enfermedades que por respeto a ellas evitamos pronunciarlas, cuando hablamos de maternidad el tema tabú entre papás y mamás es sin duda el de la muerte súbita del bebé.

La muerte súbita del bebé es algo pendiente aún de definir y concretar. Sabemos que se produce de manera repentina y sin explicación aparente para quitarnos a nuestro peque, en la mayoría de casos cuando tiene menos de un año.

¿A qué se puede deber la muerte súbita del lactante?

De los casos que se han investigado más en profundidad mediante autopsias, ninguno deja pistas evidentes del motivo de este fatídico acontecimiento, la única coincidencia es que  en todos los casos sucede de manera asintomática, y sin avisos claros.

Existen algunos profesionales que se han atrevido a ofrecer alguna pista sobre lo que ellos creen que podría ser un motivo: el peque, por su temprana edad, todavía no tendría desarrollada la capacidad para despertar, produciendo esto una asfixia que llevaría a su muerte. ¿Qué quiere decir esto?

Todos los que dormimos también despertamos y aunque esto parece algo lógico, si las teorías de los científicos son correctas, la capacidad para despertar del sueño podría desactivarse de alguna manera en los bebés y ser la causante de la muerte súbita. Dicho de otra manera: se produciría un episodio de apnea prolongado y no despertaría como por la falta de oxigeno, produciendo un aumento de la concentración de dióxido de carbono, arritmias, bradicardias, hipotensión y, finalmente, la asfixia.

El periodo en el que más casos se han registrado de muerte súbita del bebé es entre los dos y cuatro meses, también se sabe que sucede más en niños que niñas y sobre todo en invierno. Pero como bien hemos dicho en varias ocasiones, no hay datos contrastados y todo se fundamenta en la observación de los casos.

Entonces, ¿hay que dejar que duerman los bebés?

Por supuesto que los bebés tienen que dormir, forma parte de su desarrollo tener unas rutinas del sueño definidas, simplemente hay una serie de medidas que bien gestionadas, nos pueden ayudar a que todos descansemos más tranquilos:

  • Dormir al bebé boca arriba o de costado, nunca boca abajo. De alguna manera parece haber una coincidencia en los afectados por muerte súbita del bebé si este estaba boca abajo.
  • El humo se tiene que evitar, así que: padres y madres fumadores, ¡mucho cuidado! Incluso cuando el peque todavía no ha nacido. Nada que decir de otras sustancia depresivas o estimulantes del tipo alcohol o drogas.
  • También se ha comprobado que hay una relación entre este tipo de acontecimientos y los bebés que duermen en superficies muy blandas. Por si acaso, no cuesta nada evitar: colchones de agua, sofás, cojines o cualquier otro elemento de firmeza dudosa.
  • Entre los bebés alimentados con lactancia materna se ha observado una menor incidencia, se recomienda por tanto alargar la lactancia todo lo que sea posible.
  • Y algo curioso que también se ha comprobado es la utilización del chupete y cómo este factor puede ayudar a reducir la incidencia de la muerte súbita del bebé.

Cuanto más sabemos sobre este tema, más posibilidades tenemos de perder el sueño, pero lo que tenemos que tener claro es que las probabilidades son tan pequeñas que me pondría a dormir ahora mismo con el peque…

 

Sira Bellot
Enfermera – Consultora en maternidad y paternidad
BabyPlanner Barcelona
T. +34 932753182

Queremos saber tu opinión, ¿te animas?: @babyplannerBCN o contact@babyplannerbarcelona.com

Comentarios