Corseteras en acción

Por las chicas de La CorseteraMi Bio

Mucho pecho y dolor de espalda, trucos para reducir las molestias

Si eres de las mujeres que tienes mucho pecho, ya sea por genética o tras algún embarazo, entenderás la incomodidad que esto puede ocasionar. Aunque […]

Si eres de las mujeres que tienes mucho pecho, ya sea por genética o tras algún embarazo, entenderás la incomodidad que esto puede ocasionar.

Aunque puede que seas la envidia de muchas con pecho más pequeño, tú sólo piensas en el peso extra que tienes que llevar contigo y los malabares que tienes que hacer en algunos casos.

Sabes que tienes mucho pecho cuando:

  • El sujetador es una tortura. Te pesa tanto el pecho que los tirantes de los sujetadores se te clavan en los hombros
  • Hacer deporte es sinónimo de sufrimiento. Tienes que usar sujetadores deportivos especiales, a veces, uno encima de otro para asegurarte de que te sujetan bien el pecho.
  • Lo de dormir boca abajo o tumbarte boca abajo es un sueño imposible
  • Da la sensación de que eres más ancha de lo que realmente eres. Tener el pecho grande aumenta visiblemente las proporciones del resto del cuerpo.
  • Es más probable tener el pecho caído. Esta situación puede provocar sudores y picores debajo del pecho, lo que implica tener que recurrir a cremas o remedios caseros para aliviarlo.
  • Comprar un bañador que no te esté grande de la parte de abajo sólo ocurre cuando los compras por separado.

Estas son sólo algunas de las muchas situaciones que son el día a día de aquellas con mucho pecho.

¿Qué puedes hacer para reducir las molestias si tienes pecho grande?

  • Asegurarte que estás usando la talla adecuada. El primer paso es revisar cómo te quedan los sujetador y revisar si es la talla correcta. Usar una talla que no te recoja bien el pecho o que te apriete mucho hace que estés incómoda y tu pecho sufra. Además, tienes que recolocarte el sujetador con cada movimiento.
  • Busca modelos reductores. Existen modelos de sujetador con efecto reductor que te recogen el pecho por los laterales. No sólo estilizan la figura, sino que notas el pecho más recogido que con otro tipo de sujetadores y te sientes, por tanto, más cómoda.
  • Olvídate de las copas muy bajas que no te sujeten bien el pecho. Aunque ves que mujeres con pecho más pequeño los usan libremente, si tienes el pecho grande necesitas una copa que te recoja bien y que no se te desborde el pecho por encima. No quieres correr el riesgo de enseñar más de lo que deberías por un mal movimiento.
  • Los tirantes:
    • Tienes que llevarlos ajustados pero no tanto que te aprieten o te dejen marcas en los hombros.
    • Fíjate también en que sean más anchos que los sujetadores de tallas pequeñas, para que puedan repartir el peso mejor.
    • Si encorvas la espalda debido al peso, busca tirantes cruzados en la espalda, que te obligarán a corregir la postura y, por tanto, reducir las molestias de espalda.
  • Los sujetadores deportivos:  con tirantes ajustables para evitar que se te claven en los hombros; con tejido transpirable;  y, si tienes el pecho muy junto, con modelos que separe y no apriete el pecho, para favorecer la transpiración.
  • Otra opción interesante es hacer ejercicios que refuercen los músculos de la espalda, como la natación. O ejercicios centrados en los pectorales, para evitar o reducir el pecho caído.

Las Chicas de laCorsetera.com 

Comentarios