Derechos de la mujer

Por Mireia RuizMi Bio

La vida es trágica, pero siempre hay que mirar la parte positiva

A pesar de estos días de intenso trabajo y poco tiempo libre, por la noche, y antes de conciliar el sueño, he podido leer artículos […]

A pesar de estos días de intenso trabajo y poco tiempo libre, por la noche, y antes de conciliar el sueño, he podido leer artículos que se van publicando en las redes sociales y que, desde luego, a mí me hacen pensar en voz alta: ¡8 años de pena de privación de libertad para un joven que tenía vigilada a su pareja! ¿Y os imagináis cómo la vigilaba? A través del móvil que le había regalado, al que le había instalado un programa espía que le informaba de absolutamente todos los movimientos de la chica. Y sí, ¡8 años de prisión era la petición del Ministerio Público!

Leía también otra noticia sobre unos hechos ocurridos fuera de España, pero muy cerquita de nosotros. El titular de la noticia era: “Insultan y escupen a jóvenes por llevar shorts”, un suceso que ha ocurrido en Francia…

Os tengo que decir que uno de los que más me impactó fue: “Madre encarga la muerte de su hija de 10 años”. Cuando terminé de leer la noticia no era capaz de articular palabra, me entristezco ahora sólo de recordarlo y no alcanzo a comprender por qué tanto dolor, odio, rabia…. sentimientos que ojalá el ser humano apenas tuviera presente en su mente.

Y leía y leía … y el horror me acompañaba, ¿cómo una madre es capaz de algo así? No encuentro respuesta por mucho que la busque.

También di con otro más: “Condenadas solo a trabajos sociales”. Me detuve en este artículo que narraba la incomprensión e impotencia de unos padres que habían perdido a su hija adolescente, criatura que se había privado del derecho a la vida de forma totalmente abrumadora. Sus compañeras de clase, esas presuntas ‘amigas’ del colegio que día a día la acosaban, ridiculizaban y coaccionaban, ganaron la batalla. Y esa pobre chica que no pudo o no supo pedir ayuda, no vio salida a tal acoso y decidió, muy lamentablemente, tomar la decisión menos acertada ….¡y ahora su familia llora esta terrible pérdida!

Muchos nos preguntamos: ¿qué se le llegó a pasar por la cabeza a esa pobre muchacha? ¿cómo llegaría a sentirse para quitarse la vida? Esos pobres padres, desolados, nunca encontrarán respuesta.

Recuerdo el caso de María Ángeles, Antonio y su hija Anna, un suceso que apareció publicado en el diario local y que ocurrió en el año 2005. Pues bien, la vista oral se celebró apenas hizo un año. Sergio conducía con exceso de velocidad por medio de la ciudad haciendo trompos, eran las 20.00 de la tarde de un domingo de septiembre cuando las tres amigas: Anna, Mireia y Soraya, cruzaban la calle. Se dirigían juntas a la estación para coger el tren de regreso a casa. En ese momento Sergio no pudo controlar el vehículo: “Me ha salido mal el trompo”, decía. Con tal mala fortuna que perdió el control del vehículo y alcanzó a las muchachas, especialmente a Anna, que la levantó en el aire unos 20 metros. Anna acabada de cumplir 18 años y nunca pudo llegar a celebrar los 19, ya que falleció en el acto. Cada vez que me visitan sus padres veo en sus rostros que también ellos perdieron sus vidas cuando Sergio se llevó la de Anna.

La vida en sí es complejidad y combina buenos y malos momentos.Debemos pensar que somos afortunados y que cada día que estamos aquí hay que vivirlo y gozarlo. Está en nuestras manos decidir cómo queremos vivir y sentir cada día. Por eso yo siempre os desearé lo mejor, porque la vida es sentimiento, ilusión, sueño y eso nunca debemos perderlo de vista.

P.D.: ¿Os acordáis del caso de Javier, cuyo post fue publicado en julio? Aquel padre que fue seguido por detectives … Pues bien, tengo que contaros que ¡está enormemente feliz! La primera resolución dictada ha atribuido la custodia a ambos de forma compartida. Cuando se enteró, Javier lloraba de incontrolada emoción.

¡Que tengáis una feliz semana!

Mireia Ruiz Ramírez
Abogada

Fundación Mujeres Felices 

Comentarios