Dieta Coherente

Por Amil López ViéitezMi Bio

10 consejos para una dieta sana

Aunque parezca una contradicción, las sociedades desarrolladas están sobrealimentadas, pero también desnutridas y enfermas. El 50% de la población occidental tiene un exceso de peso, lo […]

Aunque parezca una contradicción, las sociedades desarrolladas están sobrealimentadas, pero también desnutridas y enfermas. El 50% de la población occidental tiene un exceso de peso, lo que favorece otras patologías como hipertensión, diabetes, demencias, artritis, cáncer… El nexo común de estas enfermedades es un alto porcentaje de grasa corporal que genera inflamación. La solución no son las dietas milagro, sino una dieta sana y equilibrada que regule el nivel de azúcar y grasa en sangre y que favorezca un estilo de vida saludable y compatible con su vida social.

Dietas Milagro vs dieta sana

Cuidado con las dietas milagro, prometen imposibles y ponen en riesgo tu salud. Para adelgazar de manera sana y equilibrada no existen atajos, tienes que ser constante y modificar tus hábitos. Las dietas proteinadas como Dukan, Atkins, Montignac, Pronokal, Ysonut… reducen drásticamente los hidratos de carbono (frutas, verduras, pan y cereales). Al no haber glucosa en sangre, tu cuerpo tira de tus músculos, que se utilizan como combustible. Más a largo plazo tiraría de la grasa, liberando así cuerpos cetónicos y radicales libres que acidifican el pH y desequilibran el metabolismo. Como resultado: el aliento huele a acetona, se disminuye el apetito, se pueden producir naúseas, mareos, dolor de cabeza, estreñimiento, cálculos renales, envejecimiento prematuro y un largo etc.

Efecto yo-yo o rebote

Otra característica de estas dietas es su efecto yo-yo: la ganancia de peso está asegurada. Según el organismo se adapte a esta nueva forma de comer, se irá disminuyendo la velocidad del metabolismo para SIEMPRE, pues tu cuerpo es una máquina de supervivencia. Al tener un metabolismo basal ralentizado, sobrarán más Kcal, que se almacenarán en forma de grasa y cada vez te será más difícil mantenerte o bajar de peso.

El efecto rebote es más acusado cuántas más dietas milagro haya hecho la persona, generando mucha frustración y sentimientos de culpa, por la impotencia de estar siempre a dieta y no conseguir resultados.

Una buena dieta o estilo de vida, debe mejorar los hábitos de la persona para que su alimentación sea variada y equilibrada. Las pérdidas de peso bruscas son de agua y de masa muscular en lugar de reducir los depósitos de grasa corporal, favoreciendo el efecto yo-yo.

Comer es un placer y no hay alimentos buenos o malos. Cualquier dieta que penalice o permita consumir sin límite algún alimento no está bien diseñada.

cocina sana Cuidado con los envases que mantienen los alimentos y las bebidas calientes, contienen sustancias que dañan tus hormonas.Café

La Dieta Coherente apuesta por la variedad y la moderación. Toma su nombre del vocablo latino “cohaerentia”, que tiene dos acepciones, por un lado estilo de vida “lógico y consecuente” con la condición humana, y por otro lado “conexión, unión de unas cosas con otras”.  Desde el punto de vista práctico, recomienda:

  1. Comer 5 veces al día, tres platos principales y dos tentempiés
  2. Cada una de las comidas ha de llevar hidratos de carbono (frutas, verduras, cereales) proteínas (huevos, pescado, carne, proteína vegetal) y grasa favorable (aceite de oliva, aceitunas, aguacate,  frutos secos)
  3. No estar más de 4 horas sin comer y desayunar durante la primera hora después de levantarse
  4. Tomar en ayunas un vaso de agua con un chorrito de limón para regular el pH sanguíneo. Beber de 1,5 a 2 litros de agua al día. También infusiones sin cafeína, caldos y sopas.
  5. Asegurar aporte de fibra (cereales integrales, fruta, verdura, hortalizas y legumbres), para mantener la flora intestinal.
  6. Seleccionar alimentos frescos y de temporada que garantizan una óptima calidad nutricional y un precio para todos los bolsillos
  7. No excluir ningún alimento, pues todos aportan nutrientes interesantes, salvo en el caso de alergias o intolerancias alimentarias.
  8. Moderar la cantidad de sal, grasas saturadas y grasas trans (presentes en margarinas, bollería, helados o salsas), más perjudiciales que las saturadas, aparecen como “grasas vegetales parcialmente hidrogenadas”. Evitar los estresores nutricionales: azúcar, café, té, bebidas de cola, alcohol, etc.
  9. No tener remordimientos si cometemos algún exceso, pues el estrés también genera picos de insulina y retención de líquidos.
  10. Llevar un estilo de vida activo, para equilibrar el balance de calorías y activar el Metabolismo. Realizar técnicas de Relajación para contrarrestar el Estrés Metabólico.
iStock

iStock

Si te gusta el planteamiento, sígueme en esta aventura, te iré proponiendo trucos, recetas y hábitos sanos para que disfrutes de la comida y de tu vida social con una dieta sana y equilibrada con la que alcanzar y mantener tu peso ideal.

Estoy deseosa de leer tus comentarios y sugerencias de temas que te gustaría que trate en este blog, súbete a mi nave y ¡únete al movimiento Coher!

Amil López
DietaCoherente.com
Farmaceutico-Online.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios