El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

El beso, la primera vez de las primeras veces

Las luces se apagaban, no sé si oía más el sonido de la película que empezaba o los latidos de mi corazón. Su mano cogió […]

Las luces se apagaban, no sé si oía más el sonido de la película que empezaba o los latidos de mi corazón. Su mano cogió la mía, su cuerpo se reclinaba hacia mí como a cámara lenta, su boca empezó a acercarse, mis labios se iban abriendo con cada aliento que exhalaba. Era el momento, ese preciso momento donde poner en práctica lo que había estado ensayando en mi mente en tantas ocasiones; era la primera vez de las primeras veces. Mi primer beso entraba en escena ¡acción¡

Los besos traspasan nuestras emociones y se instalan en nuestra memoria, es casi imposible no recordar con viveza todos sus detalles. Ese primer beso deja una huella en nuestra memoria, abre las puertas de nuestra intimidad emocional y sexual.

Pero a pesar de que los besos y las caricias son grandes protagonistas del erotismo, según avanza el reloj en las relaciones de pareja, nos olvidamos de ellos en muchas ocasiones, pierden su protagonismo y se convierten en meros teloneros. Sin embargo, su poder es enorme y otorga a nuestros encuentros calidez, calidad y conexión; en un solo beso están presentes a la vez los cinco sentidos, la vista al mirar esos labios, el sonido de las bocas, el olfato, el gusto y el tacto. El objetivo está claro: revalorizar el poder del beso.

La creatividad y darnos tiempo para ellos, hacen que el beso se convierta en EL BESO. Existen muchas formas de besar, el Kamasutra habla hasta de 30 tipos de besos diferentes, variadas combinaciones que tienen que ver con la postura de los amantes al besarse, la intensidad, la intervención o no de la lengua y los dientes, el tipo de presión, el ritmo. Besos donde succionamos los labios, donde la lengua rodea las comisuras, besos tímidos que se quedan en los alrededores, besos donde los dientes muerden sutilmente, besos donde las lenguas se enredan y juegan a perderse…

Me despido, me espera mi sesión de besos.

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Comentarios