El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

Besos húmedos de tres minutos

Esta mañana me he despertado un poco antes de que sonara el despertador, con ganas de empezar el día generándome las máximas posibilidades de disfrute. […]

Esta mañana me he despertado un poco antes de que sonara el despertador, con ganas de empezar el día generándome las máximas posibilidades de disfrute. Así que me he puesto el café en una de mis tazas favoritas con su sabor presente y con una gran curiosidad he seguido ojeando el libro de ayer. Por tercera vez por lo menos estaba leyendo un libro muy revelador para mí, que me acompaña desde hace unos años en mi andadura personal y profesional, “Controle su Destino” de Anthony Robbins. Lo que me gusta de los libros que me gustan es que cada vez que los vuelves a coger, te dan algo que no te habían dado antes. Son infinitos.

Cada día antes de las sesiones de terapia, me gusta introducirme en un reto nuevo, trabajar desde una nueva idea o usar una nueva herramienta. Así que ahí estaba leyendo sobre las relaciones, cuando de repente aparece ante mis ojos una de esas listas con puntos de lo que podemos hacer para que las cosas nos vayan mejor. En cierto modo, a veces nos cansa leer que en unos puntos concretos parece que se te van a solucionar todos los problemas de un plumazo, como lo vemos o muy fácil o muy difícil, solemos leerlas y solo eso, leerlas. Pero la verdad es que cuando nos decidimos a aplicar algo de esas listas de manera constante, a veces hasta las cosas mejoran.
Estaba en la página donde Robbins plantea seis puntos para cuidar y garantizar el éxito en la relación de pareja: tomarse tiempo para hablar de lo que es importante para cada uno en la pareja, darnos cuenta que el querer llevar razón es muy agotador y desgasta al amor, saber parar en momentos de discusión cuando ya no nos lleva a nada, planificar salidas nocturnas y actividades divertidas juntos… Y por último punto 6, donde mis ojos y mi atención se posaron, cito literalmente: ”asegúrese de recibir diariamente un buen beso húmedo de por lo menos 3 minutos ”
Es realmente anecdótico a simple vista, pero es de vital importancia. Hay indicadores que nos dan la pista de la calidad y calidez de una relación, y uno de ellos es si la pareja se besa de manera más intensamente como norma en su cotidianidad o se hace de manera esporádica o solo en las relaciones eróticas, o ni incluso en las relaciones eróticas. El beso es una de las herramientas y gestos que dan chispa al deseo, a la conexión y a la intimidad. Pero no besos de un segundo donde solo se juntan nuestros labios, besos húmedos donde participan los labios y la lengua, donde el cuerpo se junta y se enreda un poco con el del otro. Esos son los besos de los que hablo, esos son los besos que os marco como reto para trabajar la conexión en la pareja. Es uno de esos pequeños cambios, que cambian grandes cosas.

Así que te propongo una tarea importante y agradable (los cambios no necesariamente requieren sufrimiento y sacrificio, ni tienen porqué costar); pon la alarma de tu móvil por lo menos una vez al día y durante tres minutos, con atención y dedicación, da y recibe un buen beso húmedo con tu pareja. Además, si le ponemos en el durante la intención de conectar, sabrá mucho mejor.

Son estas cosas de las listas de claves para mejorar, que a veces pasan desapercibidas, pero otras no. A mi esta no se me olvida, espero que a ti tampoco. Porque en el fondo el éxito de una relación de pareja no está en que dure, sino en que FUNCIONE, y esto FUNCIONA.

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Comentarios