El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

Sexo y creatividad, una buena pareja

Mucho se habla de sexo y creatividad. Pero, ¿realmente sabemos cómo utilizar la creatividad para mejorar nuestra vida sexual? Entendemos la creatividad como hacer cosas […]

Mucho se habla de sexo y creatividad. Pero, ¿realmente sabemos cómo utilizar la creatividad para mejorar nuestra vida sexual?

Entendemos la creatividad como hacer cosas diferentes o cómo hacer las cosas que hacemos de manera diferente. Si damos un pasito más, la creatividad tiene que ver con la capacidad de encontrar relación entre dos elementos que aparentemente no tienen nada que ver, pero que si desarrollamos “esa buscada creatividad” y nos dejamos llevar, empezaremos a observar que, en lo que inicialmente puede parecer absurdo, podemos encontrar contextos donde los “elementos” se enlazan.

Intenta dedicar unos segundos a pensar: ¿Qué tiene que ver un árbol y el sexo? ¿Qué tiene que ver un bolígrafo y el sexo? ¿Qué tiene que ver el aire y el sexo?
A muchas personas les habrán saltado en la cabeza alguna o algunas posibles respuestas, a otras muchas o quizás, a alguno ninguna relación posible entre estos elementos. Pero también seguro que hay un grupo de personas a las que no les habrá saltado nada porque ni siquiera habrán intentado buscar la relación. Las respuestas existentes, inexistentes o no intentadas, nos refleja si tenemos a nuestra creatividad en forma o por el contrario desatendida.

Una de las quejas que las parejas que acuden a consulta plantean de un modo más directo o indirecto, es de la rutina y falta de creatividad en la pareja, pero también enseguida se dan cuenta de que han dejado de intentar ser creativos. No es que no consigan serlo, simplemente dejaron de intentarlo. La creatividad es una habilidad que requiere práctica y constancia.
Además se nos ha hecho creer y nos hemos creído que en el mundo adulto imaginar y soñar es una pérdida de tiempo y en lo sexual además de una pérdida de tiempo, es de “salid@s, ”pervertid@s, “ninfóman@s”. El desarrollo de la creatividad se complica si no dejo de creer esto o por lo menos cuestionármelo. Así podré darme permiso a descubrir y experimentar lo importante de fantasear, imaginar, soñar, y cómo no, también con nuestra vida erótica.
La creatividad tiene que ver mucho con el mundo de las fantasías y las fantasías con el deseo, de tal manera que la asociación de elementos sin aparente relación adquiere especial importancia. Si juntamos dos elementos aparentemente sin relación y le damos forma podemos empezar a crear historias creativas y distintas. Podremos crear cada día una historia en forma de capítulo, porque mi vida también puede tener ingredientes de una novela erótica.
Leer novelas eróticas es un excelente ejercicio para trabajar el deseo y las fantasías; nos excita leer escenas eróticas y en sí mismo es de gran utilidad, pero también es un buen pistoletazo de salida para trabajar nuestra creatividad. Intentando tomar nota, absorber ideas que me parezcan atractivas y replicarlo de alguna manera para mi imaginación, y a lo mejor aunque sea un guion adaptado, aplicarlo a mi propia vida.
No estaría mal, empezar a escribir tu propia novela erótica. Es sencillo, busca una asociación entre dos conceptos y cuéntate una historia… Por ejemplo: Aire y sexo…. Yo ya estoy empezando a escribirla. Hasta la próxima semana, igual os la cuento.

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Comentarios