El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

Dudas sobre sexo

“No llego al orgasmo con la penetración”,” últimamente mi pareja y yo estamos metidos en una rutina y no tengo muchas ganas”, “quiero hacerlo a […]

“No llego al orgasmo con la penetración”,” últimamente mi pareja y yo estamos metidos en una rutina y no tengo muchas ganas”, “quiero hacerlo a todas horas”, “cuando tengo un orgasmo es como si me orinara”, “me bloqueo y no llego a conseguir una erección”,” tengo fantasías con otras personas distintas a mi pareja”, “tengo 30 y no he tenido relaciones sexuales”, “tardo poco tiempo en eyacular”, “no llego a eyacular con la penetración solo masturbándome”, “tengo un complejo y me afecta a mi vida sexual”, “tengo miedo de quedarme embarazada”,” quiero quedarme embarazada y no puedo”, “me da vergüenza decirle a mi pareja que quiero hacer cosas diferentes”, “me siento mal cuando me masturbo”, “no paro de masturbarme”, “me acabo de separar y no sé cómo reaccionaré con otra persona en la cama”

Desde luego todas las personas desearíamos tener una vida sexual satisfactoria, y sin lugar a dudas todos hemos pasado por etapas o circunstancias donde nos hemos encontrado con una sensación de confusión e insatisfacción y se nos ha pasado más de una pregunta por la cabeza.

Es muy importante que tengamos un espacio donde nos demos permiso para no tener que saberlo todo y donde no tengamos que ser perfectos. Donde se hable de esas cosas que nos pasan y que no contamos. Donde el ser vulnerable sea heroico. Un discurso donde nos permitamos expresar eso que de verdad sentimos y pensamos, donde hablemos de nuestras fantasías, de nuestros deseos, de nuestros miedos y de nuestras pasiones.

Tras cada duda y cada pregunta, se esconde entre las letras otra pregunta que a veces se dice y a veces se deja ver, ¿es normal?. Necesitamos saber que lo que nos pasa es normal. Cuando nos damos cuenta de que esas cosas que me han pasado, también pasan a otros, se produce una enorme liberación. Lo importante es que sepamos e interioricemos que la norma en el sexo es que no hay norma. No existen los problemas sexuales como tal, simplemente son circunstancias que nos invitan a ampliar nuestras posibilidades y nuestro autoconocimiento.

Esa liberación es necesaria, pero no suficiente. En la mayoría de las ocasiones nuestro malestar aparece como una señal, para que escuchemos esa vocecilla de nuestro interior que a veces nos pide que cambiemos algo, o que cambiemos nuestra manera de estar viendo esta circunstancia. Ese paso adelante, ese hacer algo diferente con eso que me pasa, es lo que marca la diferencia. Personas que elijen ver cada desafío como una oportunidad, o personas que deciden esconderse detrás de ese desafío que viven como un problema.

La clave está en hacer visible lo invisible, donde nos demos cuenta de que, detrás del sexo, no solo hay cosas que se hacen, sino que en cómo vivimos lo que hacemos tiene mucho que ver nuestras creencias en torno a la sexualidad, a lo que creemos que está permitido o no, a quien ha de tomar el papel de tal o de cual, si hay que hacer o no hacer, esperar o ir rápido…
No sólo es importante centrarnos en lo que hacemos, sino muy mucho en lo que pensamos. Introducir en nuestra mente pensamientos satisfactorios y creativos, donde no haya juicio sino observación y descubrimiento, puede ser una perfecta pregunta que te animes a hacerte. ¿Cómo podría pensar en torno al sexo para que fuera más satisfactorio para mí?

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Comentarios