El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

Falta de deseo sexual: Cambiemos el NO

La falta de ganas de estar eróticamente con nuestra pareja, el “esta noche no, cariño” que se da tanto en hombres como en mujeres, va […]

La falta de ganas de estar eróticamente con nuestra pareja, el “esta noche no, cariño” que se da tanto en hombres como en mujeres, va acompañado de formas de pensar o actuar que nos colocan en posición donde se suele dar una actitud que yo llamo la de: “NO a todo”.

El problema se consolida cuando se da un rechazo casi automático a cualquier propuesta de intimidad, lo que nos lleva a vivir bajo un nubarrón de negatividad, dónde se instala el hábito del “no” como norma, nos acostumbramos a rechazar las cosas sin cuestionárnoslas, sin darnos una oportunidad a pensar en él que igual no estaría mal hacer tal o cual cosa. A veces darnos permiso para probar, o para decir un ¡¡igual si!!, cambia nuestra perspectiva de poder hacer las cosas. Es un poco algo parecido a cómo cuando éramos pequeños con el mundo de la comida o los sabores, hay personas con iniciativa para probar, para meterse en el modelo del “voy a probar”, pero a veces aprendemos o nos instalamos en el “no me gusta” como norma. Muchos se quedaron ahí, pero otros se dieron la oportunidad un día de pensar “pruébalo” ¿por qué no? , eso les colocó en desarrollar y experimentar sabores y situaciones que aprendieron a disfrutar durante, aunque antes no fuera aparentemente muy apetitoso.

Con el deseo sucede un poco así, el deseo y las ganas aparecen antes, pero a veces también durante… Como se suele decir “el comer y el rascar es todo empezar”. A veces nos sentamos en la mesa con hambre y predisposición para comer y ponernos las botas, pero en otros momentos no nos apetece mucho, pero me doy permiso para picar, y la situación no acaba estando mal, a veces me quedo en el picoteo, pero otras el poco a poco me lleva a coger plato cuchillo y tenedor.
El deseo es algo que requiere que aprendamos a trabajarlo, a entender cómo funciona, entender que no es un botón de encendido o apagado, que a veces es una cuestión de darnos permiso para dejarnos llevar, por diferentes momentos de intimidad, donde pensemos que cosas me apetecen más, cuales no y otras igual probar.

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com
@Marian_Frias

Comentarios