El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

Tu kamasutra personal

“Tras muchos años insistiendo a mi pareja para poder innovar de pareja sexual de repente me dice que para el día de mi cumpleaños tengo […]

Tras muchos años insistiendo a mi pareja para poder innovar de pareja sexual de repente me dice que para el día de mi cumpleaños tengo un regalito: poder salir de la postura del misionero, y poder innovar ¿Qué hago?

Esta es una consulta que recibí hace unos días. De repente la vida nos da la oportunidad de innovar y de cambiar, pero a veces eso genera un bloqueo, la creatividad está oxidada. La creatividad, el sexo y el placer van de la mano. Existen muchas posturas unas más sencillas que otras, eso sí, y sino que nos lo digan cuando intentamos consultar el Kamasutra, en ocasiones uno sabe la postura que se está haciendo, pero en otras giramos y giramos el libro y parece que la cosa se complica.

Más allá de un arte de acoplamiento de cuerpos, las posturas son un modo de activar nuestra mente, nuestro erotismo, las fantasías y los juegos. Los cuerpos se encuentran, rotan, giran de diferentes modos. Diferentes posturas, diferentes ingredientes, pero un objetivo en mente: dar y recibir placer. Este placer va mucho más allá del orgasmo, el placer es también descubrir diferentes sensaciones y placeres corporales, divertirnos, y conectar. Para diferentes objetivos nos ayudarán diferentes posturas. La postura corporal es el vehículo de las emociones, un cambio de postura variará la emoción y la sensación.

Por eso mi recomendación para la semana es hacernos nuestro propio Kamasutra. Hacer tu kamasutra no consiste en hacer una tabla, donde tu objetivo sea replicar posturas copiadas de google , sino en encontrar esas posturas y hacerlas tuyas y vuestras. Buscar posturas, es buscar en nuestro repertorio mental, que me gusta y como replicarlo, combinando lo que ya tengo con nuevas posibilidades y cambios. Por ejemplo ¿Cuál es mi postura para masturbarme? Intentar replicar esa postura con la penetración, nos garantiza que aparezca con mayor facilidad el orgasmo. ¿Qué circunstancia me excita? Ver o no a mi pareja, que me vea por delante o por detrás, dominar o ser dominado, desde ahí me acerco a un repertorio de posturas que me excitará más. ¿Cuál es la postura que más hago? Sobre esa postura introducir diferentes cambios, subir más las piernas, poner una almohada debajo del glúteo, subir o bajar el tronco, agarrar con los brazos, partes o zonas diferentes. Y como no permitirnos jugar: de pie, sentado, tumbado, boca arriba, boca abajo.

Al hablar de posturas nos salta directamente la penetración, pero el Kamasutra va más allá de eso; diferentes posturas para diferentes prácticas eróticas no solo para la penetración, como la masturbación, los besos, las caricias, y como no el sexo oral.

Introduce en tu kamasutra una postura diferente para el sexo oral- Ahí te dejo una, por ejemplo EL MAQUINISTA. Uno de los miembros de la pareja tumbado boca arriba y el otro abierto de piernas a horcajadas pone sus genitales en la boca del otro. El que está arriba lleva el ritmo y el control, más pegado o menos, según si se quiere un roce más intenso o sutil, el ritmo, es donde llevamos el control. Alternar el dominar y ser dominado, es una opción interesante en el erotismo.

¡Viajeros al tren¡

Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Comentarios