El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

La primera vez: cuándo perder la virginidad

“Soy una chica con 20 años, y aún soy virgen. La verdad es que últimamente lo vivo con mucho agobio, ya que mis parejas se […]

Soy una chica con 20 años, y aún soy virgen. La verdad es que últimamente lo vivo con mucho agobio, ya que mis parejas se cansan de esperar, y rompen conmigo. No tienen suficiente paciencia supongo, pero es algo que me está empezando a agobiar. ¿Qué me aconsejas Marian?

Tengo 30 años, estoy preocupado, no conozco a ningún chico que a mi edad aún sea virgen. Me da mucha vergüenza y miedo estar en situaciones íntimas con chicas, no me atrevo a decirles que nunca lo he hecho, creo que lo haré fatal y seguro que se van a dar cuenta. Así que porque las cosas vayan a más y no sepa cómo hacerlo, paro las relaciones antes de que se conviertan en alguna relación de intimidad. Como podría hacerlo. Gracias Marian

A las dos consultas les sugeriría que se pararan un momento a pensar lo que para ellos significa la virginidad; ¿Qué es lo que creo que hay detrás de “perder la virginidad”?. ¿Para qué y con qué objetivo quiero mantener relaciones eróticas con penetración? ¿Siento que me acerca a lo que quiero o es por no sentirme “diferente”? En ambos casos también existe presión generada por lo que pensarán otras personas, miedos, agobio y expectativas.

Tener o no relaciones eróticas con penetración, cómo otras muchas de las decisiones importantes de nuestra vida, dependen de una parte muy subjetiva de cada uno de nosotros, de lo que sintamos que nos apetece, de lo que creemos que podemos, de lo que debemos y de las experiencias y oportunidades de la vida de cada uno.
El tema de la primera vez de una manera u otra preocupa, inquieta y despierta el interés en mayor o menor medida a todos y a todas. Cuando hacía el programa de “Hablar de sexo con papá y mamá” en Neox, era uno de los temas estrella de padres, madres, hijos e hijas. Este “interés” no es algo de algunos pocos, o sólo de chicas o sólo de adolescentes. Incita curiosidad y miedos a heterosexuales y homosexuales. Inquieta a jóvenes y no tan jóvenes, incluso a adultos que hace mucho que tuvieron su “primera vez oficial”. Adultos que se separan y hace mucho que no están con nadie a parte de su expareja. Personas que a pesar de tener experiencia con otras parejas se angustian ante la primera vez con alguien nuevo.
Y eso puede hacer creer a primera vista, que si todos lo tenemos presente será porque es importante, bueno, qué digo importante, parece a veces que es lo más importante; el rey de la sexualidad. Y como creemos que es importante, le damos la importancia y la connotación de LA PRIMERA VEZ.

¿En que pensamos todos cuando hablamos de” la primera vez”? Pensamos sólo en el primer coito. Se nos olvida o no nos paramos a pensar que existen muchas primeras veces, ¿quién no recuerda el primer beso? Ese primer beso, deja una huella en nuestra memoria, cumpliendo o no nuestras expectativas ,lo que está claro es que nos abre las puertas de nuestra intimidad emocional y sexual.
Las primeras veces de las cosas tienen esto. Nos despiertan todo un ramillete de emociones. Desde emociones muy agradables (ilusión, morbo, ganas, alegría, interés, curiosidad…) hasta algunas más incómodas e incluso dolorosas, como preocupación, angustia, tensión, miedo. Qué hacer con esto ya depende de cada uno. ¿Para que mantenemos relaciones eróticas del tipo que sean? Para sentirnos bien, aunque nos pueda aparecer por el camino alguna emoción menos agradable, está bien que el paso final nos haga bien, nos acerque a como nos queremos sentir. Los motivos de cada uno, son eso: de cada uno.

Durante mucho tiempo educación sexual ha estado asociada a la prevención de los peligros y los “malos rollos” del sexo. La sexología va más allá de la prevención, su objetivo es desarrollar habilidades y competencias para que las personas aprendan a conocerse y a disfrutar, viviendo una erótica que les haga felices.

Te deseo una semana llena de momentos eróticos felices.
Marian Frías
marianfriaspsicologa.com

Comentarios