El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

SER AUTÉNTICO: el vehículo para conectar con los demás

“Sé tú mismo, todos los demás están ya ocupados” ¿Qué puedo hacer para gustar a los demás? ¿Cómo podemos mejorar nuestras relaciones? ¿Cómo puedo sentirme […]

“Sé tú mismo, todos los demás están ya ocupados”

¿Qué puedo hacer para gustar a los demás? ¿Cómo podemos mejorar nuestras relaciones? ¿Cómo puedo sentirme mejor conmigo mism@? Son preguntas que las personas se hacen y me hacen de manera habitual. No existen respuestas únicas, pero me apetece compartir con vosotr@s mis reflexiones y experiencias al respecto.

Está claro, que el mundo de las relaciones es una asignatura obligada en la vida el ser humano. Existe una gran necesidad de conectar de una manera sincera y significativa con los demás. En la era de la comunicación, desde mi experiencia personal y profesional, cuando la gente se desnuda de manera honesta en una conversación entre amigos o en terapia y expresan realmente cómo se sienten, me encuentro con muchas personas (con pareja y sin pareja), que se sienten solas.
Se puede percibir, sólo con mirar a nuestro alrededor, rápidamente, la necesidad, casi desesperada de las personas de poder conectar con los demás de una manera profunda y significativa. Detrás de los cientos de aplicaciones y redes sociales, las personas buscan, maches, likes y flechazos; ante esta forma de “estar conectados”, todo el día con el móvil en la mano, en la mayoría de las ocasiones, el saborcillo final, no es ni mucho menos un sabor dulce de verdadera conexión.

Las personas se sienten vacías, e incluso deshonestas, interpretando “un papel” que puede ir cambiando, en contextos y en etapas, con una intención profunda de gustar a los demás, de ser queridos y aceptados. En el mejor de los casos, si conseguimos el objetivo de gustar, el vacío a veces, tampoco desaparece. Gustar, sin ser un@ mismo, tampoco nos satisface. La mente de muchas personas, está ocupada muchas horas del día en responder preguntas del tipo: ¿qué pongo en mi perfil que impacte? ¿qué foto subo? ¿Cuántas publicaciones hago al día? ¿cuantos seguidores tengo? ¿cuántos flechazos he conseguido?, esa imagen ciber se une a la presión de la imagen del día a día, ¿qué me pongo? ¿qué digo? ¿quién soy?

Queremos conectar y para ello el primer paso que tenemos en nuestra mente es ser atractivos y gustar a los demás, así que hacemos de todo, mucho de ello de manera inconsciente. Algunas personas optan por el patrón de ser lo que los demás quieren y esperan, hacen uso de la estrategia de aparentar y ser lo que se supone que toca, presumiendo de cosas y habilidades que en muchas ocasiones solo tapan al verdadero yo, una especie de mascara de falsedad. Otras personas buscan no sufrir ni andarse por las ramas y se relacionan bajo la bandera de “soy así y punto”, aparentemente tienen muy clarito lo que quieren y entran en una especie de impaciencia relacional, siendo hasta en momentos hostiles e inapropiadas, una especie de rebeldía e incomodidad. Ninguna de estas estrategias suele funcionar. Los tiros van por otro lado, por encontrar la forma de gustar y conectar, siempre y cuando nos gustemos a nosotr@s mismos y consigamos conectar más con nuestra esencia.
Por eso la sabiduría ancestral del Tao, para mí está siendo una gran maestra. Esta sabiduría nos dice que hay que optar por el camino del medio. Un espacio poco transitado localizado entre estar solo pendiente de las necesidades de los demás o sólo en las propias. A este nuevo camino podemos llamarlo Autenticidad.

La primera idea que tenemos que creernos para animarnos a transitarlo, es saber que no tenemos que ser diferentes de lo que somos para poder gustar a los demás, ya somos suficientes. No hace falta ser más delgad@, más guap@, más cult@, más exitos@ para gustar. De hecho, si pensamos en las personas que nos han gustado, son de lo más variadas.

La autenticidad tiene que ver con las siguientes palabras, que te recomiendo que leas despacio y en voz alta:
Espontáneo. Consciente. Corazón abierto. Mente sin juicio. Sano mental, física y emocionalmente. Humilde. Sencillo. Tolerante. Virtuoso. Verdadero. Honesto. Sincero. Leal. Confiado. Sabio. Libre. Radiante.

Seguro que al leerlo en alguna de ellas te has sentido reconocid@, y no es casualidad, es decir, ya somos todo eso, solo tenemos que reconocernos en ello y dejarnos ser lo que somos. Te animo estos días a que puedas poner atención a estos puntos:
– Ser auténtico es ser espontáneos y naturales, siendo a la vez conscientes y responsables de cada cosa que hacemos, decimos y pensamos, sabiendo que nuestra actitud tiene un impacto en nuestra realidad.
– Ser auténtico es mostrarse y expresar lo que uno es, sin olvidar que nos ayuda a conectar con los demás el interesarnos en la otra persona, desde una actitud de interés natural por descubrir a quién tenemos delante.
– Ser auténtico, es saber que lo demás no esperan que seas perfecto, y sin embargo es muy gratificante ver la honestidad en el otro. Tener errores y admitirlo es muy atractivo y real. Está al alcance de cualquiera equivocarse. Ser vulnerable es un gran acto de valentía.
Lo normal, es ser lo que somos, pero estamos tan llenos de mensajes, que nos dicen que tenemos que cambiar, que hemos convertido difícil lo fácil. Ahora el objetivo es empezar a ser lo que somos. Vaciar la mente y abrir el corazón.

 

Bienvenido a desaprender.

Comentarios