El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

Sentirnos seres creativos

El don de la creatividad La creatividad forma parte de nuestra naturaleza más esencial. Así que reconectarnos con nuestros poderes creativos nos llena de opciones […]

El don de la creatividad

La creatividad forma parte de nuestra naturaleza más esencial. Así que reconectarnos con nuestros poderes creativos nos llena de opciones y posibilidades. Fiarse de la propia creatividad, de nuestra naturaleza más esencial, de la sabiduría innata, es nuevo para muchos de nosotros. Fiarnos de nuestro ser, de nuestra intuición produce bastante vértigo, como un salto al vacío.

Me alivió leer, en el Camino del Artista de Julia Cameron, que volverse cuerdo produce las mismas sensaciones que volverse loco. Trasladarse a la dimensión de escucharse, es un cambio de pantalla. En este estado aparece con más frecuencia la pregunta: ¿quién soy yo realmente? ¿Qué deseo de verdad?

Sea cual sea la respuesta, lo primero es observar si ese yo está realmente definido por ti. Ahí te encuentras con muchas cosas que te has ido creyendo por el camino de la vida. Nadie más, ni siquiera tu misma, puedes decirte con exactitud quién eres. Si observas, tu “yo”, cambia según las circunstancias, está en constante cambio.

¿Sabes lo que estoy averiguando? Me cuesta reconocer quién soy, porque ante la inmensidad de saber que soy todo, no sé que elegir. Para mí la respuesta a ¿quién soy? o ¿quién eres?, está siendo permitirme no saber. Está siendo poder decir “Yo Soy” y verlo tan perfecto así, que no quiero añadirle muchos adjetivos. Así el sustantivo “ser” se convierte en verbo. Creo que empezar a Ser, es un buen paso.

Somos infinitas posibilidades de ser

Aceptar que somos infinitas posibilidades de ser, nos permite sentir esa inmensidad, desde el miedo a “no saber” o aceptar la maravilla de “no saber”. Hemos de reconocer, que “no saber”, no está bien visto, pero desde mi experiencia presente, el no saber que va a pasar en un curso, una sesión o una entrevista me libera mucho. Me permite estar con ojos nuevos para descubrir lo que la vida va siendo, momento a momento. Dejar a la vida ser.

Creerme que soy un ser infinito lleno de posibilidades, me hace sentir creativa, risueña, llena de alegría, amor y paz. Así que, he decidido escuchar a mi guía interior, a mi sabiduría innata, a mi ser creativo, porque además cuando no lo hago, noto como pierdo energía.

Mi guía interior me recuerda que tengo (y tienes) el don de la creatividad. Que me ha sido dado el poder de crear. Me recuerda que es importante tratarme con cariño, y me anima que me siga cuidando, que mi propia curación es el mayor mensaje de esperanza para los demás. Y lo creo. Y lo sé. Pero no sé muy bien como, a veces se me olvida. Y empiezo a sentirme “limitada y pequeñita”, y siento miedo y dudas, entro en el discurso de decirme que todo esto es una tontería, me empiezo a boicotear, y me bloqueo. Ya no sé para donde ir… ¿me estaré perdiendo?

Y me dejo estar. Me dejo ser. Las pulsaciones van bajando. El cuerpo se relaja. Suelto. Me entrego a observar mi respiración. Veo cómo inhalo y exhalo. No tengo nada que hacer para que eso ocurra. Y noto cómo poner atención a mi respiración me hace bien. Reconecto con mi respiración. Y me maravillo ante el milagro de lo que me da la posibilidad de estar viva. Siento al Rey Aire, recorrer los pasillos de mi interior. Ahora, todo está bien. No pasa nada.

Y así, con subidas y bajadas, poco a poco, estoy empezando a entender, que no hay momento que no tenga su propia belleza. Cuando acepto lo que siento, se transforma. El dolor se convierte en experiencia, en vida.

“Lo que estoy diciendo es que necesitamos estar dispuestos
a dejar que nos guie nuestra intuición
y luego estar dispuestos a seguir esa guía interior sin vacilación y sin miedos”
SHAKTI GAWAIN

 

Marian Frías

Comentarios