El Blog de Marian Frías

Psicóloga, sexóloga y coachMi Bio

Cómo gestionar las redes sociales tras una ruptura

¿Qué hacer si te obsesionas siguiendo por redes a tu ex? Son habituales casos en los que, tras una ruptura, las personas hacen todo lo […]

¿Qué hacer si te obsesionas siguiendo por redes a tu ex?

Son habituales casos en los que, tras una ruptura, las personas hacen todo lo posible por intentar saber lo que hace su ex con su nueva conquista y rastrear cada movimiento. Lo que puede ser una curiosidad puntual para algunas personas, para otras se convierte en una obsesión y se meten cientos de veces en la cuenta de su expareja. ¿Dónde estará? ¿Estará saliendo con alguien? ¿Qué lleva puesto? ¿Estuvo en ese sitio conmigo o no? ¿Su nueva conquista es más guap@ que yo?  Y empieza la crítica y la comparación y con esa nueva persona. La negatividad y la inseguridad están garantizadas.

Si te ha pasado o te está pasando, sabrás…

Que no es fácil dejar de hacerlo. Lo consigues y luego vuelves a recaer. A rachas lo haces más, otras no sientes esa necesidad y en ocasiones te pegas un atracón de cotilleo en Instagram. La mente es muy creativa para conseguir lo que quiere. Así que es clave saber lo que realmente quieres y te conviene, pues así podrás saber dónde poner tu atención.

Te cuento mi prescripción terapéutica para estos casos:

Cuando te dices o te dicen: “No pienses en un elefante rosa”, lo primero que haces es pensar en él. No hacerlo es casi imposible. Así que tenemos que usar otras estrategias más eficaces.

Nos ayudará saber que detrás de cualquier conducta hay una emoción que tiene una intención positiva. Aunque pienses que ver las redes sociales de tu ex es totalmente dañino, hay algo bueno que puedes conseguir con ello. Muchas veces no somos conscientes de lo que obtenemos.

Tras mi pregunta: ¿qué consigues mirando su Instagram? La respuesta inmediata es “nada, sólo hacerme daño y sufrir”.

Aun así, aunque sepas que es muy poco amoroso seguir haciéndolo, algo de ti aún lo necesita y tendrás impulsos de querer hacerlo. Es normal. Es MOMENTO de usar la técnica que os comento:

Es una técnica de inteligencia emocional para gestionar la impulsividad. Durante 30 minutos al día voy a permitirme pensar y rastrear sin culpa. Solo 30 minutos de una vez y con la alarma puesta. Diariamente durante 15 días. Después escribo lo que siento sin filtro. Valen tacos, faltas de ortografía, que no se entienda la letra… Cuando te quedes a gusto, rompes lo que has escrito sin releer.

Si lo haces, verás lo que pasa. Ya me contarás.

¡Suerte!

Marían Frías

 www.QueAsiSea.es

Comentarios