Ella, la estrella y la mar

Navegar, vivir y trabajar en un yate de lujoMi Bio

Las fiestas en yates de lujo. Cuando los huéspedes quieren…¡FIESTA!

La mayoría de los destinos comunes de los yates de lujo son los más grandes “paraísos” para los amantes de la fiesta. Paraísos en los […]

La mayoría de los destinos comunes de los yates de lujo son los más grandes “paraísos” para los amantes de la fiesta.

Paraísos en los cuales caudales y caudales de dinero fluyen al mismo tiempo que caudales y caudales de champagne.

Sitios como Ibiza (¡qué os voy a contar sobre Ibiza que no sepáis!), Mikonos (“la capital gay” del Mediterráneo) Miami (altamente sobrevalorado, en mi opinión) o St. Barths, en el Caribe, son algunos de los destinos dónde los huéspedes de un yate de lujo podrán disfrutar de las fiestas más locas (y caras).

Como ya os conté en este post, las expectativas de alguien que paga tanto dinero por un yate, son muy altas.

Por esta razón, los tripulantes tenemos que hacer de cada día una nueva e increíble experiencia para nuestros huéspedes.

Organizar fiestas a bordo es una de las cosas que más tiempo y esfuerzo requieren.

Muy comunes en los yates de lujo son las fiestas temáticas.

Desde una tranquila velada asiática, por ejemplo, hasta contratar a dj’s, artistas famosos y demás si queremos algo más espectacular.

En todo caso, será la Jefa de Azafatas la que llevará el peso de la velada y la responsable última de que todo salga perfecto.

Música, flores (¡aaaayyyy las flores!), vestuario, comida, alcohol…todo ello tiene que formar un conjunto perfecto.

Muy conocido en esta industria es el caso de uno de los yates más espectaculares y prestigiosos que existe hasta el día de hoy.

No puedo desvelaros el nombre pero sí puedo deciros que el dueño es ruso (¿Cómo no…?)

Mientras estaba atracado en la isla de St. Thomas, en el Caribe, organizaron una fiesta con un cantante muy conocido e invitaron a bordo a todos los tripulantes de los yates de al lado ya que así la “atmósfera” sería más festiva que contando sólo con los huéspedes del yate.

Esos tripulantes pueden decir que les tocó la lotería esa noche, no todo el mundo tiene la oportunidad de subir a bordo de un yate como ése, y además, presenciar un concierto privado de uno de los cantantes más famosos del mundo.

Éste es sólo uno de los ejemplos en los cuales los tripulantes a veces nos sentimos “casi” huéspedes de los yates en los que trabajamos.

CASI jaja

¡Espero que este post os haya gustado! Ya sabéis que podéis proponerme los temas que más os interesan y escribiré posts acorde a ello encantada.

No dudéis en seguir a Ella, la Estrella y la Mar en redes sociales para que nuestra pequeña familia siga creciendo.

ellalaestrellaylamar@gmail.com

Instagram: @jamila_gl

Facebook: Ella, la Estrella y la Mar

Twitter: @EllaEstrellaMar

 

Comentarios