Ella, la estrella y la mar

Navegar, vivir y trabajar en un yate de lujoMi Bio

Sexo en el mundo de los yates de lujo

El sexo es un tema muy recurrente en el mundo de los yates de lujo y del cual podría hablaros largo y tendido. Todas las […]

El sexo es un tema muy recurrente en el mundo de los yates de lujo y del cual podría hablaros largo y tendido.

Todas las imágenes que se os están viniendo a la cabeza tipo película “El lobo del Wall Street”, son ciertas.

(¡Ah por cierto! Sí, ese yate existe de verdad y se hundió, también de verdad)

Cuando se tiene huéspedes a bordo, no es raro que uno de ellos acuda a la Jefa de Azafatas o al Capitán directamente pidiéndole que contrate a unas cuantas “acompañantes” para amenizar la velada.

Eso sí, “acompañantes”de alto (tan alto como caro) standing.

Y como sé que os gustan mis anécdotas, os contaré una que me ocurrió no hace mucho en Saint Tropez.

Teníamos a bordo a un grupo de siete pilotos de coches chinos (no me preguntéis si F1 u otro tipo porque no tengo ni idea de este tema, sólo sé que eran muy bajitos y pequeñitos)

Estos pilotos querían disfrutar de la noche en compañía de unas cuantas señoritas.

El Capitán contactó con su “persona de confianza” en Saint Tropez para estos temas, y unos minutos más tarde, teníamos a diez espectaculares chicas a bordo.

Doy fé de que las chicas eran ESPECTACULARES, de esas que aún siendo mujer heterosexual te hacen girarte cuando pasan por tu lado.

Sin embargo, los chinos tienen unos gustos muy particulares y la belleza europea no entra dentro de ellos.

Es decir, aún siendo dignas de desfilar para Victoria’s Secret, yo fui la encargada de pedirle a la “Madamme” que por favor se fuesen por donde habían venido ya que sus chicas no eran del agrado de nuestros huéspedes (momento de lo más embarazoso para mí, ¡por cierto!)

Uno de esos momentos en los que la vida de la Jefa de Azafatas, como os conté en este post, no es tan fácil y glamourosa como parece.

¿Y en cuanto a la tripulación? ¿Existe también el desenfreno entre nosotros?

Sí, por supuesto que existe. El desenfreno, y también el amor, como ya leísteis en este post 🙂

Espero que este post os haya gustado. No dudéis en compartirlo con vuestros contactos para que nuestra pequeña familia siga creciendo.

¡Muchísimas gracias por acompañarme cada semana y todos esos emails animándome a que siga compartiendo mis experiencias!

ellalaestrellaylamar@gmail.com

Twitter: @EllaEstrellaMar

Facebook: Ella, la Estrella y la Mar

Instagram: @jamila_gl

 

Comentarios