Espía de Belleza

Por Miriam LlantadaMi Bio

Los 5 Errores más comunes en la rutina facial. ¿Los cometes?

La rutina facial que llevamos a cabo cada día es lo más importante a la hora de mantener nuestra piel sana y atender todas sus […]

La rutina facial que llevamos a cabo cada día es lo más importante a la hora de mantener nuestra piel sana y atender todas sus necesidades. La piel es un órgano más del cuerpo, que como tal, hace sus funciones protegiendo nuestros órganos internos del exterior entre otras, y por lo tanto, cambia muy a menudo para adaptarse a las circunstancias por ello podemos cometer varios errores a la hora de tratarla. Estos son los más comunes.

1. Rutina facial fija: Tener una rutina facial establecida y seguirla a raja tabla todos los días del año puede funcionar el alguna pieles, pero por norma general es un error ya que nuestra piel cambia según la alimentación, el clima, el estrés, por ello es muy importante tener a nuestro alcance varios productos que nos hidraten y nutran en mayor y menor intensidad y aprender a leer las necesidades de nuestra piel para darle lo que necesita, esta es una de las claves para tener una piel sana y bonita.

2. Protección solar solo en verano: Este es un error muy común y muy dañino para la piel ya que puede precipitar la aparición de manchas, arrugas, flacidez y demás signos del envejecimiento cutáneo. El sol acecha los 365 días del año, aunque haya nubes, etc, por ello es importante usar protección solar todos los días en la medida de lo necesario, Hay dermatólogos que apuestan por una protección 50 todo el año, otros que está bien alternarla con protección 30-35 y esto puede evitar alergias, pero casi todos están de acuerdo en la necesidad de usar protección solar todo el año.

3. Confiar todos tus cuidados en una sola “crema”, no sé si alguna vez os han hecho la pregunta “¿Y Tú que crema usas?”, es una frase frecuente ya que mucha gente piensa que con una sola crema podremos cubrir todas las necesidades de nuestra piel, y esto es un error bastante común, a no ser que tengas 18 años y tus necesidades sean esas. Sobre todo en la medida en que vamos envejeciendo, nuestra piel va necesitando más ayuda, más hidratación, nutrición, protección y sobre todo añadir antioxidantes como vitamina C, un extra de hidratación con ácido hialurónico, productos que ayuden a alisar la piel, luchar contra las arrugas y rejuvenecer como glicólico, retinoides, etc. La crema ha de ser el último paso o penúltimo (en caso de que nos guste acabar con aceite) en la rutina facial, será el paso que ayude a sellar todos los productos que hayamos usado antes que serán normalmente productos en formato sérum o lociones muy ligeras cuya textura hace que los principios activos penetren en profundidad.

4. Confiar tu rutina facial a las recomendaciones de un vendedor: Muchas veces nos acercamos a los mostradores de venta de cosméticos con la intención de que la persona que hay detrás tenga la respuesta a nuestras plegarias y nos ayude a crear rutinas que hagan que nuestra piel mejore. Con mi experiencia os diré que las mejores rutinas son las que unen productos normalmente de diferentes marcas y con principios activos muy concretos adaptados a las necesidades de cada persona y normalmente la personas que están detrás de un mostrador, son realmente muy expertas en el producto que venden, pero no tienen porqué ser expertas en “tu piel” y “tus necesidades”, o quizás saben reconocer tu tipo de piel y aconsejarte, pero siempre será en base a los productos que ellos venden, no a lo mejor del mercado, por ello mi recomendación, que hará que encontréis más fácilmente los productos ideales para vosotras es buscar una clínica dermoestética en la que realmente entiendan a vuestra piel y os puedan ayudar dando un tratamiento completo. Inicialmente podrá pareceros más costoso pero a la larga os ahorraréis mucho dinero en comprar protocolos de productos que no os funcionarán. A veces encontrar una clínica de confianza puede resultar difícil, por eso os recomiendo la mía que es la clínica Ortega y Gasset, en Madrid ya que con la doctora Mª Elena Fernández estaréis en las mejores manos. Adjunto un enlace a su blog en caso de que queráis profundizar:

5. Limpieza inadecuada: Hace años, el problema con el que nos encontrábamos era que muchas personas no se desmaquillaban o limpiaban bien su piel correctamente, hoy en día el problema puede ser que o no nos limpiamos bien la piel o nos la limpiamos demasiado (con la moda oriental de duplicar cada paso de la limpieza, es decir desmaquillar doble y limpiar doble, 4 pasos en total). La moda de la limpieza doble puede poner muy en peligro nuestro manto ácido, nuestra capa hidrolipídica que protege nuestra piel, sobre todo si vuestra piel es seca, ya que esta barrera es más fina y le cuesta más regenerarse. Si vuestra piel es grasa también puede hacer que la piel lo interprete como una agresión, y generar aún más grasa.

Por oro lado, no limpiar adecuadamente o pensar que porque no nos maquillemos no necesitamos limpiar nuestra piel también es un error porque nuestra piel se llena de toxinas, contaminación, partículas de sudor, impidiendo que la piel se regenere correctamente durante la noche y no permite que los productos que nos apliquemos después hagan su trabajo correctamente.

Estos son 5 errores muy comunes. Espero que os haya gustado el post y hasta el próximo.

Miriam Llantada

Comentarios