Espía de Belleza

Por Miriam LlantadaMi Bio

¿Piel desequilibrada?, Los 3 errores que puede que estés cometiendo?

Tener la piel desequilibrada es una de las mayores preocupaciones de belleza ya que cuando es así, además de estar intranquilos por un exceso de […]

Tener la piel desequilibrada es una de las mayores preocupaciones de belleza ya que cuando es así, además de estar intranquilos por un exceso de brillos, también nos puede preocupar el hecho de que las zonas secas de nuestra piel nos molesten ( sentiremos tirantez) e incluso impidan el poder utilizar maquillaje sin que se vea cuarteado. Por ello, encontrar un tratamiento adecuado para nuestra piel es fundamental.

No siempre resulta fácil ya que van surgiendo diferentes modas en el cuidado de la piel que a veces nos hacen insistir demasiado en utilizar determinados productos y podemos descuidar otros productos igualmente necesarios.

1-El primer Error que cometemos habitualmente es usar un solo producto en toda la superficie de nuestra cara. Cuando tenemos la piel muy desequilibrada, muchas veces lo más adecuado es utilizar un producto para pieles más normales y secas en las zonas secas y otro para pieles grasas en las zonas más grasas de la piel. Esta es una manera de regular cada parte y conseguir una piel equilibrada. Pocas veces las cremas para pieles mixtas consiguen por si solas regular ambas situaciones.

2-Evitar los aceites. Esta fue una moda hace algunos años y aún hay personas que evitan a toda costa los aceites tanto en cosmética como en maquillaje, cuando en realidad la clave está en buscar productos no comedogénicos, ya que existen aceites que ayudan a la piel a equilibrarse. Muchas veces nuestra piel está demasiado seca (falta de lípidos y deshidratada)  y por ello segrega más aceite como un modo de defensa.

3-Evitar una limpieza demasiado agresiva. Cada vez que limpiamos nuestra piel, estamos de alguna manera dañando la barrera hidrolipídica, ese manto ácido que nos protege. Esta barrera está formada por partículas de grasa de la propia piel y también restos de sudor, etc.  Según el tipo de piel que tengamos esta barrera se reconstruye más fácilmente tras el lavado, siendo normalmente las pieles secas más lentas a la hora de reconstruir el manto ácido que las pieles grasas. Por ello, es importante no agredir demasiado con jabones demasiado resecantes. Hay que encontrar el equilibrio entre limpiar nuestra piel ya que vivimos normalmente en ciudades donde hay mucha contaminación y diversos hidrocarburos se quedan adheridos a nuestra piel, y por otro lado el que esta limpieza resulte suave. Para ello, además de un limpiador suave,  puede ayudar el uso de un tónico que es el paso que ayuda a regular el PH tras la limpieza.

Si queréis saber más , en el vídeo os hablo de otros 3 errores muy comunes.

Comentarios