Fútbol sin Fronteras

Por Patricia C. DoménechMi Bio

Viviendo el ¨Pono¨

En Hawaii, todo el año es verano. Por lo tanto, las islas están invadidas por turistas durante 12 meses. Vienen buscando cambiar el duro invierno por […]

En Hawaii, todo el año es verano. Por lo tanto, las islas están invadidas por turistas durante 12 meses. Vienen buscando cambiar el duro invierno por tomarse un cócktel bajo la sombra de una palmera.

Lo bueno de Honolulu es que tiene dos partes muy bien diferenciadas: la parte de Waikiki (como Benidorm) y el resto de la isla (como los Caños de Meca). Es decir, si quieres bullicio, marcha y gente puedes ir a Waikiki, para relajarte en playas vírgenes, todo lo demás.

Los turistas llegan desde todas partes del mundo, aunque por proximidad la mayoría provienen de Estados Unidos y Japón. Cada uno de ellos con sus costumbres, su cultura y lo más importante con un propósito diferente: descanso, despedida de soltero/a, boda, surf, senderismo, snorkel… etc.

Os podéis imaginar más o menos como transcurren las vacaciones de cada uno de  ellos…

A muchos nativos no les gustan los turistas, pero hay que reconocer que Hawaii vive del turismo. Según el Departemento de Turismo de Hawaii, aproximadamente 10 millones de turistas visitaron las islas en el 2015 dejando millones de dólares en las arcas del estado. A pesar de eso, los hawaianos con el tiempo, poco a poco, están perdiendo su “Aloha Spirit”.

 
Y es que tienen sus motivos: miles de turistas se amontonan en las calles de Waikiki y caminan concentrados en sus smarphones en lugar de poner atención al tráfico; gritan y se empujan unos a otros por las aceras; ya en plena naturaleza, intentan tocar animales sagrados, o tortugas en peligro de extinción; tiran basura en playas inmaculadas… Estas son algunas de las quejas y todas van en contra de un importante valor hawaiano como es el  ¨Living Pono¨(vivir respetando a los demás y a la naturaleza).

 
Según algunos amigos a los que he preguntado, los turistas que menos gustan son los estadounidenses, seguidos de los europeos. Algunos de ellos son famosos por llevarse artículos de los hoteles e incluso realizar  ciertas prácticas escatológicas en las piscinas. De los americanos y europeos, hemos pasado a los chinos. Estos  últimos empujan, se niegan a probar la cocina local, escupen y  no tienen ningún concepto de lo que es hacer cola… pero eso sí son los mayores gastadores del mundo. Según la Organización Mundial de Turismo de Naciones Unidas, superan a los americanos y alemanes.

 
Actualmente son los turistas que más molestan. Van cargados de dinero en efectivo y no están nada familiarizados con costumbres distintas a las suyas. Son desconfiados e intentar regatear en todos los comercios pensando que todos los pretenden engañar. Aquí se les considera los nuevos ricos del  mundo. Dado su poco interés para aprender nuevos idiomas y el aislamiento de su país, hace muy difícil las relaciones con los demás. Ya lo dijo Hung Huang, una popular bloguera y editora de revistas en Pekín. “Que China sea una sociedad anárquica, mal educada, con mucho dinero, es algo que va a cobrar su precio en todo el mundo”.

Es posible que después leer este post miremos de forma distinta a los turistas o pensemos dos veces aquello de sumergirnos en la piscina tras una agradable día de playa.

Yo creo que los Hawaianos, como en otras partes del mundo, dan la bienvenida a los turistas que quieren disfrutar de la belleza de su destino y vivir el ¨Pono¨.

  • Nuevas palabras: Turist- Mea Kipa
  • Chino-Pake
  • Americano-Haole

@Pcamdom
#TierraMaryAire
#Patricia_Campos_Domenech

Comentarios