La probadora en Blog

Mi Bio

Thermage. La Reina Madre de las Radiofrecuencias.

Nunca pensé que escribiría un post sobre belleza. Me declaro en contra de los múltiples tratamientos de belleza que implican agujas, infiltraciones, corta y pega, […]

Nunca pensé que escribiría un post sobre belleza. Me declaro en contra de los múltiples tratamientos de belleza que implican agujas, infiltraciones, corta y pega, rellenos y demás armas arrojadizas que a la larga, dejan las caras muy poco naturales y casi todas iguales. Parecen, todas y todos, parientes de Michael Jackson. Supongo que como en todo, habrá niveles pero yo no los veo.

Pero hace un año, cuando aun tenía 44 años, vi unas fotografías mías y se me cayó el alma a los pies. Aparte de limpiezas y nutriciones, nunca me había hecho nada en la cara y en aquellas fotos, el paso del tiempo se plantaba ante mí como un monstruo de 7 cabezas. Tenía, además del descolgamiento habitual, un poco de pérdida del óvalo y lo que es peor, un ojo bastante mas cerrado que el otro. Decidí entonces que mi fanatismo por la “belleza natural” tenía que terminar. Estaba bien ser purista, pero no a costa de empezar a no escuchar más piropos por la calle.

El destino y La Probadora me llevaron a http://www.todoenbelleza.es a las manos de Cuca Miquel y su equipo. Y después de un año con Indiba, un sistema de radiofrecuencia del que me declaro fan y que ya os contaré en otro post, decidí probar algo mas hardcore y dar el salto al Thermage. Y oye, otro mundo.

Thermage CPT sería algo así como la Reina Madre de las radiofrecuencias. Sus ondas viajan a las capas mas profundas de la piel (4mm concretamente) Aquellas donde no llegan las cremas pero si las agujas, reactivando la formación de colágeno y elastina. Con lo cual, nadie te pone ni te quita nada, sino que es tu propio organismo el que reactiva esa juventud perdida desde el interior. Y claro, va poco a poco, por eso es un proceso que se completa al año desde que te lo haces. “Nadie te preguntará que te has hecho” afirma la Doctora Silvestre, la encargada de administrarlo ya que estos cabezales tienen que estar siempre en manos de médicos, ” Si no que te dirán que tienes buena cara, que si has estado de vacaciones, que si te has echado un amante…”

Con todas estas premisas me tumbo en la camilla de la Doctora Silvestre con cierto temor porque me han dicho que duele un poco. Y a mi esos “pocos” siempre me parecen “muchos”. Y no os voy a engañar, hay zonas donde no notas nada, otras donde duele un poco y otras (las menos) donde duele bastante. Concretamente aquellas donde toca terminaciones nerviosas. Las técnicas para atenuar estos dolores son: un cabezal vibratorio que duerme un poco la zona, echar más gel conductor (de esto se encarga la ayudante de la Doctora) y una pelota de goma que muy amablemente ponen en tus manos para que la aprietes a ella y no a los miembros de los seres humanos que tengas a tu alcance.

Lo mejor de todo es que este tratamiento dura entre uno y tres años y que no tienes que hacerte NADA durante ese tiempo. Si lo deseas, aunque ya sabes cual es mi opinión, es compatible con Botox, Ácidos Hialurónicos, Hilos de Oro y demás lindezas. Pero si buscas como yo, una belleza menos estereotipada, con uno de estos cada 2- 3 años, bastaría. No es barato, claro. Estamos hablando de 1.800 euros (ahora hay una oferta en Todo en Belleza) pero si divides los 1.800 en 2 años, te sale a 75 euros al mes.

Además, aparte de ponerte un poco roja la zona y de calentarte hasta las muelas (el calor se nota en los dientes) no tiene ningún efecto secundario, con lo cual puedes salir de la consulta y hacer tu vida normal.

Veredicto: recomiendo Thermage y dentro de un par de años, repetiré sin duda.

La semana que viene vuelvo con un temazo. Uno de esos cursos que te cambian la vida: masaje genital femenino. Yo que tú, no me lo perdería.

Ah! La preciosa foto de portada de este post es de Miguel Zaragoza.

Rocio Muñoz-Cobo. @rociomunozcobo. Actriz.

 

 

 

 

 

 

Comentarios