La probadora en Blog

Mi Bio

Metodo Piroche en Las Caldas

En algunos momentos La Probadora me ha llevado a sitios increíbles y este es uno de ellos. Pero antes de hablaros de Las Caldas, dejadme que […]

En algunos momentos La Probadora me ha llevado a sitios increíbles y este es uno de ellos. Pero antes de hablaros de Las Caldas, dejadme que comience con el tema que nos ocupa: el Método Piroche. Es una cura de salud que actúa de un modo global sobre nuestro organismo, se ocupa de la acumulación de toxinas ( presente en el acné, la grasa y la celulitis)  reequilibra nuestros valores y trabaja sobre el buen funcionamiento del sistema.

Con esta premisa  cojo un tren y a mi chico, y me voy a Las Caldas Villa Termal en Oviedo. Y cual es mi sorpresa cuando llego y veo que es un Balneario Real. Sí, como lo leéis, el Gran Hotel Balneario Real de Las Caldas es un lujoso establecimiento de cinco estrellas que ocupa un edificio de finales del S. VIII que está perfectamente remodelado y modernizado, pero que respeta parte de la estructura inicial del edificio. Un lugar de ensueño para los amantes de la arquitectura, los paisajes, el wellness y la gastronomía.

Además, está rodeado de jardines y de una naturaleza maravillosa donde puedes hacer senderismo y bicicleta de montaña.

Yo, que venía a recibir el Metodo Piroche, me encuentro que va a ser un fin de semana lleno de experiencias de todo tipo.

Después de dormir en una de sus lujosas habitaciones, bajo con mi albornoz a una de las zonas del Balneraio (que es enorme) y allí me recibe Lorena López, técnico en tratamientos.

Me explica que el tratamiento Piroche tiene como fin último desintoxinar el cuerpo, limpiarlo, reestructurarlo y cambiar la vida del paciente introduciendo unos hábitos mas sanos . Incluye la cura detox, ejercicio físico, dieta y tratamientos.

Y en el ámbito de los tratamientos, yo me preparo para recibir uno de ellos: el Tratamiento Bioenergético.

Como os podéis imaginar, entre lo bien que había dormido y desayunado (por cierto, el desayuno se da en la Sala de las Columnas que esto bien merece otro post…  un lugar increíble) y la dulce voz de Lorena, yo ya estaba salivando mientras mi cuerpecito se introducía en la bañera.

Me esperaban 20 minutos de un baño caliente que dividiría en dos fases. Primero echó un liquido que contenía algas y que suponía una vía de penetración muy potente. La cuestión era preparar mi cuerpo para todas las maravillas que iba a recibir.

Después vendría otro liquido detoxinador. Este ya es diferente para cada persona ya que existen cúmulos de agua, de grasa o de toxina y cada uno necesita el suyo personalizado.

Después de la bañera, pasamos a otra sala y Lorena me prepara para la envoltura con fangos. Es una envoltura corporal con algas con efecto frío (Ying) y calor ( Yang) y con efecto relax. Tres tipos de algas que se ponen a la vez y cada una se unta en una parte diferente del cuerpo.

La envoltura de relax se pone en la zona de los nervios, como la parte alta de la espalada ( mi talon de Aquiles) o el plexo solar. El calor o Yang acelera el proceso de quemar grasas, así que se coloca en glúteos, lumbares, abdominales y cartucheras. Y el frío o Ying, se pone de la rodilla para abajo y en zona de ganglios donde no se puede poner calor.

El resultado es una amalgama de sensaciones con su correspondiente ducha final.

Y para terminar, con mi cuerpo completamente relajado, Lorena me dio un masaje parte manual y parte con ventosas, que son esas tacitas de cristal que te ponen en el cuerpo, succionan el aire y se encargan de drenar, descontracturar y relajar profundamente tus zonas más problemáticas.

Después de despedirme de Lorena y de darle las gracias por sus cuidados, subí a mi habitación y me quedé profundamente dormida durante por lo menos 3 horas.

¿el precio? 240 euros en total. O si se desea se puede dividir en baño y fango 120 euros y masaje bioenergético otros 120 euros.

Para mi, una experiencia totalmente recomendable.

Nos leemos pronto. Si quieres seguir en contacto conmigo puedes hacerlo en Instagram.

!Hasta dentro de diez días¡

Rocío Muñoz- Cobo.

 

 

Comentarios