La probadora en Blog

Mi Bio

Spa Dental

Sí, yo me quedé igual que tú cuando me dijeron el título de este post. ¿ Spa dental? ¿Es posible relajarse con los tratamientos relativos […]

Sí, yo me quedé igual que tú cuando me dijeron el título de este post. ¿ Spa dental? ¿Es posible relajarse con los tratamientos relativos a los dientes?

Debo añadir además que  soy una loca del tema. Vivo un poco obsesionada con ellos. Pienso y sueño con dientes muchas veces. Así que en principio, soy la candidata perfecta para probarlo.

Y allí me encaminé, a la Clínica Smy Life que fue la encargada de invitarme a probar este curioso tratamiento.

Lo primero que me llamó la atención es que la clínica es muy bonita, está a medio camino entre un centro de estética y un local de moda y tiene la tecnología más avanzada. Ocupa un edificio en el barrio de Salamanca y tiene, si recuerdo bien, unas tres plantas destinadas a todo lo que se pueda necesitar para los dientes.

Ellos aseguran que practican la Odontología Emocional, que te hacen sentir como en casa y que cuentan con los mejores profesionales.

Entro, digo mi nombre y rápidamente me recibe un chico muy simpático que es el que me va a hacer de cicerone por toda la clínica. Me explica que el Spa Dental es una especie de limpieza dental con algún ingrediente más. Lo que yo llamo, una “limpieza Ilustrada”.

Me llevan a la parte baja de la clínica y allí entro en una cabina de Rayos X donde me hacen unas radiografías.  Posteriormente unas fotos y con todo ese material, una doctora me hace un diagnostico completo en 3D con el estudio de mi boca y mi sonrisa. Aquí tengo que reconocer que me agobié un poco. Nunca había abierto la posibilidad a hacerme ciertas cosas y esa conversación pensando en todo lo que me faltaba o todo lo que la última tecnología es ya capaz de hacer, me dio cierto vértigo. Hasta ahora mi dentista me había dicho siempre que tengo ” la boca muy sanita”. Nunca había escuchado que necesitara llevar carillas, la verdad. Oye, que lo mismo es cierto.

Después, regresó el chico simpático y se dispuso a comenzar la limpieza dental. Es una limpieza como todas las que hemos hecho antes, con la salvedad de que va muy despacito, es muy cuidadoso y te va diciendo en todo momento lo que va a hacer y lo que va a tardar, que eso a la gente medio histérica como yo, nos vienen muy bien.

El tratamiento continúa con un Easy Jet Pro; un blanqueador compacto con flujo propulsado de cristales de bicarbonato cuyo fin, más que blanquear, es limpiar en profundidad entre los dientes y dejarlos más suaves y brillantes.

Termina el tratamiento con una Fluorización que elimina completamente la sensación de sensibilidad.

Todo esto en un entorno perfecto, con salas de espera privadas, TV, música, café, wifi … Una gozada, vamos.

El precio del Spa Dental es de 150 euros. Yo lo veo ideal como regalo. Desde luego, es muy original.

La semana que viene os traigo un post sobre un hotelito delicioso que he descubierto en la sierra de la Tramontana mallorquina. Un sitio donde desconectar y reconectar.

Hasta entonces, puedes seguir mis andanzas en Instagram

¡Un beso fuerte!

 

 

 

Comentarios