Luna Se Casa

Mi Bio

Otra historia de amor

Cada vez que alguien me pregunta “¿Qué tal lleváis la boda? ¿Tenéis novedades?” mi respuesta en los 4 últimos meses siempre ha sido la misma: […]

Cada vez que alguien me pregunta “¿Qué tal lleváis la boda? ¿Tenéis novedades?” mi respuesta en los 4 últimos meses siempre ha sido la misma: “Pues sin avances, tengo lo importante: el novio, la fecha, el sitio y la fotógrafa”. Y es que cuando comenzamos con toda esta aventura tenía claro cual era una de mis prioridades, las fotos de nuestra boda. Al fin y al cabo, cuando pasan los días, los meses, los años, cogeré las fotos de nuestra boda y reviviré esos momentos de nuevo.

Como ya he comentado en algún post anterior, con la búsqueda del fotógrafo perfecto me volví un poco “loca de las bodas” y pedí exactamente 26 presupuestos, me estudié 26 portfolios y cuando estaba en mitad de un laberinto mental… apareció ella… ¡Gracias Cris por prestármela! Y me cautivó. Justo lo que buscaba, alguien que nos robe momentos, que capte la esencia del día, que huya de los posados, que se integre con la gente, que haga magia con la luz. Una fotógrafa de Huelva, ¿estaría dispuesta a venirse a Madrid un año y dos meses más tarde a hacer las fotos de nuestra boda? Me reuní con ella en Malasaña y terminó de cautivarme, su espontaneidad, simpatía, desparpajo y gracia natural, por un momento pensé “Está acostumbrada a bodas en Andalucía, los madrileños le vamos a aburrir!”. Y cuando ella me dijo a mi “Sí, quiero”, respiré y pensé… “Ya lo tienes, la has encontrado” y desde entonces la boda no ha tenido más avances! Ni tan siquiera me he ocupado aun del vestido… ¡qué más da, tengo a Silvia, cómo si voy en pijama!

Cuando visito alguno de los cientos de blogs de bodas que sigo lo que más me gusta es ver fotos, sin parar, pasar por encima e imaginarme su historia.

El post de hoy se convierte en este instante en uno de esos, porque es sobre Silvia Sánchez, y sus fotos hablan por sí solas…

11988717_889843754436014_4530386505081713003_n

11903920_874849315935458_5374322890205131678_n

11412076_858509654236091_3361312876031815150_o

11894502_878911405529249_5824206139676479523_o

11402765_854015154685541_1227381385025683815_o

11289610_837196263034097_8562480620753516673_o

11393645_843705972383126_4932665992927340690_o

11056054_817341921686198_4230975228561265046_o

11060454_827408967346160_1146674972049155989_n

11069612_805437962876594_8352510047218613760_n

11079049_804567236297000_5339838822974342833_n

11143374_829935393760184_7692594957063521528_o

11140205_830831247003932_7495751465656761994_o

11037024_864672690286454_6098733710381471637_o

10403218_842862289134161_1580928681503113750_n

10403959_848528945234162_3840556579184961014_o

 

Y como lo mejor se deja para el final… mi foto preferida, la que para mi define 100% lo que busco… Silvia, dos palabras mágicas: felicidades y gracias.

11174373_824195094334214_7668101619256818474_o

 

Un abrazo,

Luna.

 

Comentarios