Luna Se Casa

Mi Bio

DoblelenteBoda: naturalidad en un click

Los que nos conocéis, los que habéis trabajado alguna vez con nosotras o los que simplemente habéis buceado por nuestro blog o redes sociales sabéis […]

Los que nos conocéis, los que habéis trabajado alguna vez con nosotras o los que simplemente habéis buceado por nuestro blog o redes sociales sabéis la importancia que le damos a las fotografías de boda y a que sean naturales y reflejen la verdadera personalidad de los novios. Por eso, cuando nos encontramos con gente como Nira y Alberto de DoblelenteBoda no podemos hacer menos que dedicarles unas palabras mientras se nos cae la baba escudriñando su trabajo.

Saben de fotografía y saben de amor y, como pudimos comprobar Ele y yo hace bien poquito, también saben hacerte reír a carcajadas mientras están apuntándote con la cámara. Y esos ingredientes son la fórmula mágica que utilizan para congelar momentos únicos y cargados de emociones.

Logo_DoblelenteBoda_WEB@x2

Empezando por su logo (que retrata a una de sus dos gatas, Bichito, y del que somos muy fans) y pasando por todas las fotos que conforman su portfolio bodil todo es originalidad y naturalidad. En Luna Se Casa nos sentimos muy identificadas con su filosofía de captar las escenas de forma espontánea, siendo los fotógrafos testigos casi invisibles de la celebración.

Lo mejor es que, más allá de su trabajo, hemos tenido la oportunidad de conocer a Nira y a Alberto en persona y podemos decir que son muy pero que muy molones, una combinación perfecta entre dulzura y sentido del humor. Y con cuatro bromas y cuatro sonrisas te quitan los nervios de un plumazo, básico para novias y novios que se suben por las paredes el día de la boda.

Al final, y por muy tópico que suene, las fotos del gran día son un recuerdo para siempre y si hay algo en lo que en Luna Se Casa recomendamos invertir es en el fotógrafo.

¿Cómo se trabaja en DoblelenteBoda?

Tal como ellos mismos explican en su página web, no conocen fronteras a la hora de retratar una historia de amor así que si estás leyendo esto desde la Conchinchina y quieres contar con ellos el día de la boda es posible que les encante la idea y ya tengan la maleta preparada.

El día de la boda prometen flexibilidad horaria y estar presentes desde los preparativos hasta el comienzo de la fiesta… y un ratito más. Las fotografías os las entregan editadas, a máxima resolución y con versión en blanco y negro (¡ponen un mínimo de 700 fotos! ¡Ahí es nada!). Y lo más importante, una vez se ponen a trabajar en su oficina (llena de banderines, cactus y cajas de madera) se comprometen a que el tiempo de entrega sea como máximo tres meses. Así que tranquilos, no os van a hacer sufrir demasiado tiempo.

Gracias chicos por abrirnos las puertas de DoblelenteBoda ¡Os deseamos un veranito cargado de trabajo y amor a partes iguales!

Sil.

Comentarios