Luna Se Casa

Mi Bio
discurso de ceremonia

Claves para triunfar con el discurso de ceremonia

Que no cunda el pánico, en Luna Se Casa hemos estado en tu situación. Sabemos que cuando te dijeron que ibas a ser la encargada […]

Que no cunda el pánico, en Luna Se Casa hemos estado en tu situación. Sabemos que cuando te dijeron que ibas a ser la encargada de leer el discurso de ceremonia de tus grandes amigos diste un mortal en el aire y pensaste que “en un año algo bueno me tiene que salir” y que, en cambio, ahora cuentas con desesperación las dos semanas que te quedan para la boda mientras miras las hojas en blanco.

Tranquila, prometemos que no es necesario que tengas detrás al equipo de comunicación de Obama para hacer un buen discurso, basta con que no pierdas de vista las reglas básicas del buen orador. ¡Apunta!:

1.    Ten claro quién es tu público:

Si te han hecho a ti ese encargo tan especial es porque para alguno de los novios (o para los dos) eres una persona muy importante. No te obsesiones con gustar a todo el mundo ni por arrancar aplausos. Piensa que no estás ahí para demostrar nada a nadie así que escribe algo sincero y personal.

2.    Las comparaciones son odiosas

Imaginamos que te preocupaste un poco cuando te enteraste de que las otras dos personas que leían en la ceremonia eran el primo del novio, poeta y actor de improvisación y la mejor amiga de la novia, la periodista que trabaja en la tele y que está haciendo carrera diplomática. Aun así estamos seguras de que tú tienes unos cuantos puntos fuertes ¡explótalos! Y recuerda: esto no es una competición.

3.    Las anécdotas siempre suman

Un par de anécdotas con los novios o de los novios siempre aportan frescura al discurso, sobre todo si eres de las últimas en leer y ya ruedan lagrimones por las mejillas de los invitados.

4.    Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Sí, lo reconocemos, al principio te hemos dicho que te olvides de los invitados y te centres en los novios, pero probablemente haya mucha gente que no haya compartido con vosotros todas esas historias que estás pensando contar y acabe perdiendo la atención. Tiramos de refranero popular y te aconsejamos que un discurso breve, directo y sencillo es garantía de éxito.

5.    Mira a los ojos

Este es un truquito que siempre funciona y da emotividad al momento así que, aunque estés leyendo, levanta la cara de vez en cuando para mirar a los novios. Además, ¡en las fotos saldrás mucho mejor!.

Y si todo esto falla en el último momento, siempre puedes marcarte un Copacabana a lo Rachel, sabes que el actor de improvisación también lo haría.

Sil.

Comentarios