Objetivo It Boy

by Roberto RuizMi Bio

SOS: cuando la música se ve

Luces rojas, semáforos en verde, farolas en ámbar, almas por el aire y conciencias por el suelo. Pero en un concierto hay algo más brillante […]

Luces rojas, semáforos en verde, farolas en ámbar, almas por el aire y conciencias por el suelo. Pero en un concierto hay algo más brillante que todo eso: música en directo. Culpable de que todos deseen lo que no tienen. Por eso, igual que cuando estamos en la tierra miramos el mar y cuando estamos en el mar miramos la tierra, el anónimo público mira al mediático cantante y él los mira a ellos. Con los mismos ojos que miran los niños a los mayores y los mayores a los niños.

Porque la música pone voz a la nostalgia del futuro. Pero entre nostalgia y futuro está lo más importante: el aquí y ahora. El irrepetible instante que hay ante ti. Walter Benjamin veía en el teatro un aura que el cine no tiene. Porque cada representación del actor de teatro ante nuestros ojos será única, distinta, creada en un momento que no volverá; mientras que las emociones desprendidas por el actor de cine ante una cámara sufren una posproducción artificial que deteriora el aura y millones de copias que la hacen pedazos. Veo la misma diferencia entre un disco y un concierto. Y entre un croissant industrial y uno casero. La verdad del riesgo.

Los buenos cantantes visten de negro. Parece que la razón por la que se empezó a ir de luto a los funerales está en esconderse para que el alma no encuentre dónde reencarnarse. Esto lo saben los buenos cantantes, llamando a gritos a nuestra alma, que asoma por la garganta, amenazando con salir, haciéndose rogar, para que se la gane. Hasta que en la última canción sale y, claro, tenían que estar preparados. Buscaban ese peligro.

Como nosotros buscando canciones tristes cuando estamos tristes. Todo el mundo sabe que esas se ponen los domingos, por el mismo motivo que las películas de miedo se ponen por la noche. No podemos evitarlo. Marc, el vocalista de Dorian, el sábado en el SOS Festival, cantaba “todo lo que siento por ti, sólo podría decirlo así“con un gesto de “y qué le vamos hacer”, abriendo las manos y levantando las cejas, sabiendo que esa frase pone a más personas tristes que alegres y las primeras eran las que más deseaban escucharla.

La música es más que un sonido, y la música en directo es aún más que música.

Roberto Ruiz

RRoverdose.com

Comentarios