Objetivo It Boy

by Roberto RuizMi Bio

Cuando el poder se toca

“Todo en la vida tiene que ver con el sexo. Menos el sexo. El sexo tiene que ver con el poder“. Así sentenció Frank Underwood […]

Todo en la vida tiene que ver con el sexo. Menos el sexo. El sexo tiene que ver con el poder“. Así sentenció Frank Underwood al mundo, una noche con la ventana abierta, para que los hilos de su cigarrillo salieran a manejarlo. El poder es tan intangible como ese humo. Se puede ver, pero no tocar. Sin embargo, en la inauguración de SIE7E Jewels Gallery, tuve la sensación de que si se propusiera construirlo, para poder pasarle el brazo por encima mientras le dice “eres mío”, lo haría con aquellas piedras preciosas.

Nadie entiende de mujeres, y los que escribimos sobre ellas mucho menos. Pero podemos imaginar que la sensación de ponerse una joya está al nivel de quitarse los tacones varias horas después. A las mujeres les gustan las joyas porque les gustan los secretos. Los secretos también se entregan en cajas bonitas, como la frase “te voy a contar algo que nunca le he dicho a nadie”. Con la caja todavía cerrada, piensas que te gustaría quedarte a vivir en ese instante. Aunque no tengas ni idea de lo que te va a decir, aunque no tengas ni idea de lo que hay entre esas cuatro paredes. Pero sí sabes que dentro de ti hay un cóctel delicioso de emoción y misterio que se te sube a la cabeza y tienes que abrirlo. Para que el secreto hable de secretos.

Una joya es un alarde. Va más allá de lo necesario. Como los siete pecados capitales, como el arte. Para que duerma una princesa sólo son necesarias cuatro paredes y una cama. Pero se han construido palacios más osados que cualquier matón del Bronx. Porque necesitamos ir más allá de lo que necesitamos. Como Ronaldinho. Para que su equipo marcara gol, él sabía que sólo tenía que golpear la pelota con el interior hacia su compañero. Sin embargo, necesitaba la bonita ostentación de hacerlo sin mirar. Frank Anderwood lo reconocía: “Para alguien como usted y como yo, sólo mantenerse a flote es lo mismo que ahogarse”.

Más que verse, el poder se siente. Como cuando un día cualquiera te cruzas con alguien cualquiera y le dices a tu acompañante: “Ese tipo que ha pasado… era alguien, ¿no? No recuerdo haberlo visto en televisión. Tampoco en ninguna revista de las que tiene tu madre en la mesa del salón. Pero seguro que era alguien”. En el número 32 de la calle Lagasca de Madrid, por el barrio de los “alguien”, SIE7E Jewels Gallery se presenta como una caja bonita que dentro se puede tocar el poder.

Roberto Ruiz
RRoverdose.com

Comentarios