Objetivo It Boy

by Roberto RuizMi Bio

Cosas de viejos

El mundo nuevo se construye con las ruinas del viejo. Mary Garlic compró unos pantalones en los que cabía esa frase. Cuando los llevó a […]

El mundo nuevo se construye con las ruinas del viejo. Mary Garlic compró unos pantalones en los que cabía esa frase. Cuando los llevó a una sesión de fotos, la modelo encontró en los bolsillos un billete italiano de 1977. “Un mísero billete, sucio y harapiento, con tos, podría ser un gran personaje que lo ha visto todo”, escribió Juan Tallón. Las prendas vintage custodian historias que a veces no cuentan. Ese billete, que ahora es un místico amuleto, podría haber sido una pragmática pizza de pepperoni o parte de un oscuro encargo en Sicilia. Quién sabe.

Las prendas con varias vidas podrían llevar una etiqueta con el registro, igual que los libros de la biblioteca. Aunque contengan pistas, como el “Bob” bordado en el pecho de esa bómber, que parece haber pertenecido a un maestro de los bolos, de esos campeones con la misma mirada cuando pierden y cuando ganan trofeos de pacotilla tan importantes que aparcan su furgoneta en la puerta, sacan la bola número 12 de la parte trasera y la limpian con un trapo blanco hasta que resplandece con el sol. Imaginar es más libre que saber, y el misterio de la ropa vintage te invita a la fantasía. Aunque es evidente que Bob perdió esa chaqueta en una apuesta con un pijo que la olvidó en la barra de la bolera cuando se acabó su batido compartido con una universitaria.

Otras veces, la verdad es una historia con más fuerza que la imaginación, así que la mira de frente, escupe de lado y le dice: “Apártate”. Lo que ocurrió cuando mi abuelo me regaló el reloj con el que sacó a bailar por primera vez a mi abuela. Las prendas vintage no dejan de ser quienes son, ni de hacer las cosas que hacen, sólo por estar en otro cuerpo. Por eso, una noche que salí con ese reloj puesto, me pasó algo parecido.

 

Fotografía analógica por Rubén Almonacid, dirigida por Mary Garlic, con bómber de Out Vintage.

Roberto Ruiz

www.rroverdose.com

Comentarios