¿Quién viste qué? Fashion & Lifestyle

Patricia I. BertomeoMi Bio

Enseñar el sujetador, ¿sí o no?

¿No os pasa que en los días en los que hace tanto calor y al día siguiente, parece que nos hemos cambiado de país, y […]

¿No os pasa que en los días en los que hace tanto calor y al día siguiente, parece que nos hemos cambiado de país, y estamos una semana entera pasando frío no sabéis con qué abrigaros? Estos cambios de temperaturas nos permiten jugar muchísimo con las prendas y por ende, nos entran dudas sobre ¿debería enseñar el sujetador? ¿Es mejor esconder la lencería o dejar sutilmente que se vea?  Así que el otro día mientras ojeaba Pinterest, llegué a la conclusión de que dejar ver la ropa interior era una moda que nunca nos ha abandonado. Quién no se acuerda de esos modelitos de Victoria Beckham, en pleno apogeo de las Spice Girls, con un minivestido dejando al descubierto sus mejores mejores encantos lenceros. ¡Mejor borrar esta imagen de nuestra mente! Pero “gracias a la moda”, ésta evoluciona y con cada temporada y tendencia lo llevamos de otra manera.

Camisa blanca y encaje al descubierto

No son pocas las que han apostado por enseñar, o ¿diremos insinuar? la lencería de encaje llevando camisa. La tendencia consiste en llenarse el cuello con colgantes y gargantillas, normalmente en dorado, con piezas como brillantitos pequeños, estrellas, camafeos o piedrecitas de colores. En vez de abrocharnos la camisa hasta arriba, la dejamos abierta casi hasta el final y la abrimos bien para que se vea nuestro interior. A mí personalmente me parece muy sexy y elegante si de verdad dejamos que se insinue y no es algo evidentemente forzado. Y os preguntaréis, ¿cómo se puede enseñar el sujetador sin forzar? Pues estos ejemplos podrían servir. Evidentemente no son para nada opciones para ir a trabajar, pero sí para una primera cita donde queramos marcar la diferencia, ¿no?

 

Camisetas anchas y ¡todo a la vista!

Otra de las opciones que también se barajan en esta tendencia de enseñar el sujetador, está la de llevar una camiseta oversize y dejar que ella sola deje ver lo que quiera de nuestra ropa interior. Ahora ya no vale con llevar un sujetador que nos sea cómodo, debe ser eso y mucho más. Gracias a la moda de los sujetadores deportivos, que hemos estado viendo con Calvin Klein a la cabeza, esto ya no es un problema. Pero sí que es cierto que yo prefiero que se vea un encaje bonito, a un top ancho en gris, por ejemplo. Y si el modelo en cuestión, como este de Etam tiene las típicas bandas por encima del pecho mucho mejor, ¡me encanta como queda así! Puede que prefiramos una camiseta ancha donde se vean los laterales del pecho, justo debajo de la manga o que sigamos optando por dejar ver la parte de delante. Yo en este caso no tengo una elección clara. Prefiero este tipo de estilismo con una camisa. Con la camiseta es demasiado informal para mi gusto. Es más “elegante”, tomemos el significado de elegante con pinzas, cuando luces el sujetador con una camisa de rayas o clarita, que con una camiseta básica de gimnasio. Porque seamos sinceros, este tipo de look es más de gym que otra cosa. Rompe demasiado, por mucho que lo acompañemos de joyitas.

En definitiva, los sujetadores abandonan los aros y los rellenos, para dar paso a ligeros encajes. Ahora buscamos un tipo de pecho más natural, los exuberantes escotes a lo Pamela Anderson ya no gustan. El pecho debe verse real, caído en su justa medida y enseñando más sujetador que carne. ¿Te gusta esta tendencia? ¿Prefieres ocultar el sujetador o no llevarlo? Este podría ser otro posible post del que podríamos reflexionar más adelante, porque la moda de no llevar sujetador es otro de los estilismos que dan mucho de que hablar.

Comentarios