¿Quién viste qué? Fashion & Lifestyle

Patricia I. BertomeoMi Bio

Los complementos que no deben faltar en tu maleta de verano

Cuando hacemos la maleta en vacaciones, no nos engañemos, siempre la acabamos llenando de “por si acasos”, pero la mayoría de las veces el espacio […]

Cuando hacemos la maleta en vacaciones, no nos engañemos, siempre la acabamos llenando de “por si acasos”, pero la mayoría de las veces el espacio no es nuestro mejor aliado. Es cierto que en verano nuestros estilismos se simplifican debido al contexto y a las altas temperaturas, por lo que los complementos toman gran importancia. Tienen una capacidad extraordinaria para otorgarnos personalidad y transformar looks insulsos que no dicen nada, en conjuntos perfectos. Podemos convertir un estilismo de día, en uno totalmente idóneo para la noche solamente agregando un collar joya o unos pendientes en cascada. Es el llamado “poder de los complementos”. Yo personalmente, me fijo muchísimo en Olivia Palermo. Siempre se ha dicho que es la Reina de los complementos. No se si será del todo cierto, pero fue de las primeras que comenzó a combinar prendas low cost, de Zara, por ejemplo, con grandes y lujosas firmas como Dior o Chanel. Y todo esto lo consigue también gracias a los accesorios que elige. Ya sea un simple cinturón o sus famosas gafas cat-eye combinadas con una simple blusa blanca y unos pantalones negros capri, que consiguen que un sencillo estilismo en blanco y negro sea digno de fotografiar por los “paparazzis caza tendencias de moda”. Entre los complementos que no pueden faltar en nuestra maleta de verano, yo destaco cuatro que para mí son imprescindibles y son los siguientes:

Las gafas de sol son para el verano

Aunque las luzcamos durante todo el año, la verdad es que en verano es cuando más partido les sacamos. No deben faltar nunca en la maleta, pero no solo un par, sino por lo menos tres. Yo me considero adicta a las gafas de sol y cada año suelo optar por un modelo nuevo cuando me pongo al día de las tendencias. Además de dejarnos disfrutar de las vistas de la playa o permitirnos ver la pelota de goma jugando a las palas, las gafas de sol nos aportan ese toque chic que determinará nuestro estilo. Según si escojamos un modelo más deportivo o más elegante, lograremos esa esencia surfera o ese toque glamouroso playero. Personalmente, dependiendo de lo que me deparará el día opto por unas gafas u otras, por eso es fundamental llevar más de un modelo en la maleta.

 

Un pañuelo, mil combinaciones

Últimamente lo estamos viendo mucho y es que los pañuelos han vuelto para quedarse y ya no solo se llevan en la cabeza. Lo vimos ya hace unos añitos con Saint Laurent o en las colecciones otoño invierno de 2015 en Wes Gordon. Podemos lucirlos como pulseras atados en la muñeca, a modo de collar, de cinturón… las combinaciones son infinitas. Pero no olvidemos que en la cabeza son útiles. Ya no son solo un complemento, además nos sirven para poder seguir disfrutando de las palas o leer nuestro libro favorito sin estar comiéndonos el pelo por culpa del viento. La manera de lucirlo depende de nuestros gustos. A mí personalmente el modo turbante me encanta, me parece que aporta muchísima personalidad y que además nos ayuda a proteger el cabello del sol.

Pulseras rígidas

Todos los veranos, lo queramos o no, acabamos luciendo en nuestras pulseras sin darnos cuenta esas típicas pulseras de tela. Ya sea porque disfrutemos de un festival o porque nos de por comprarnos las típicas de la amistad que siempre están en el paseo marítimo… pero ¡deben desaparecer! Dejemos que luzcan en las muñecas de nuestros hijos o hijas, sobrinos o sobrinas… seamos conscientes de que lo que de verdad nos da ese toque diferencial juvenil y colorido que necesita nuestra maleta y nuestro look de verano, son las pulseras rígidas. Ya sean en tonos dorados o plateados, deben estar llenas de color y, si puede ser, con figuras geométricas o dibujos divertidos, como una sandía. Se trata de un complemento que otorga una esencia más bohemia y relajada. Por eso son perfectas para lucir en los chiringuitos de playa tras un día intenso al sol o para restar seriedad a nuestros lbd (little black dress) que no nos quitamos ni en vacaciones.

Un sombrero de paja

Seamos sinceros, son preciosos y significan verano. A mí es que me alucinan. Tendría todos los modelos del mundo. Mi colección no es que sea muy grande, pero cada verano , al igual que con las gafas de sol, suelo comprarme uno o dos. Me encantan los panamá, las pamelas, de tipo fedora… Pero ahora mismo tengo una obsesión con los canotier, ese sombrero de paja, rígido, de ala corta y parte superior plana. Lucir uno es sentir el aroma de la Toscana o pasear por las calles de Venecia. Es sentir el balanceo de una góndola por sus canales o probar un helado italiano pisando sus adoquines. ¿No se nota que me apasiona Italia, no? Bueno, con todo esto quiero decir que un sombrero de paja es fundamental en cualquier maleta de verano completa. Lo mejor de este tipo de complementos es que nos ayuda tanto a quitarnos el sol, como a crear looks y peinados diferentes. Podemos lucirlo con una trenza de lado o con un moño bajo. No siempre hay que llevarlo con el pelo suelto y ondas surferas de playa. ¿Y si le sumamos el pañuelo del que hablábamos antes? Tendríamos un estilismo muy al estilo de Alicia Keys. Eso sí, tendríamos que optar por este look en una situación que no implique mucho movimiento, porque al final podríamos acusar el calor con tanto complemento en la cabeza, ¿no?

Comentarios