¿Quién viste qué? Fashion & Lifestyle

Patricia I. BertomeoMi Bio

5 consejos para entrenar en verano

Una rutina es algo a lo que te acostumbras y no debes renunciar, entonces, ¿por qué cuando llega el verano dejamos de entrenar? No es […]

Una rutina es algo a lo que te acostumbras y no debes renunciar, entonces, ¿por qué cuando llega el verano dejamos de entrenar? No es una buena idea abandonar todo el esfuerzo y toda la constancia que hemos conseguido a lo largo del año. Es cierto que el vera no no invita a entrenar, sino más bien a todo lo contrario, porque ¿a quién le gusta meterse en un gimnasio cuando todo el mundo está disfrutando al aire libre? Las altas temperaturas pueden conllevar a ciertos peligros a la hora de entrenar fuera del gym. Acelerar el pulso y aumentar la temperatura corporal sin control, puede ser arriesgado. Por eso a continuación te voy a dar mis cinco consejos para que no abandones tus entrenos y puedas ejercitarte al aire libe sin ningún tipo de preocupaciones.

Protección solar

Una de las cosas más importantes en verano es cuidar nuestra piel, así que es fundamental protegerla. Como veremos más adelante, otro de mis principales consejos para entrenar en verano es hacerlo a la sombra, pero esto, no exime de protegerse la piel. En verano nuestro cuerpo está la mayoría del tiempo expuesto a los rayos UV del sol. Aunque se sabe que siempre debemos echarnos protección solar, te lo recuerdo enérgicamente porque al final es una de esas cosas que por X o por Y, ¡ups! siempre se nos olvida. Los peligros que provocan las quemaduras solares son conocidos por todos y debemos tomárnoslo muy en serio. Una  de mis cremas solares favoritas es Avène. Siempre me han dado buenos resultados y encima huelen de maravilla. Lo mejor es que sean waterproof, porque no olvidemos que al final vamos a acabar sudando y nuestra crema debe resistir todo lo posible.

Entrenar en la sombra

Parece algo obvio, ¿verdad? pues muchas veces no nos damos cuenta de que estamos al sol hasta que empezamos a sentir un calor extremo. Cuidado con esto, las altas temperaturas y una fuerte radiación solar pueden tener consecuencias nefastas. Aquí lo fundamental es la planificación. Porque aunque no lo creas, (a mí me ha pasado) he ido a entrenar a mi sitio de siempre y resulta que nunca da la sombra. Entonces ante esta situación, tenemos dos alternativas: o buscar otro sitio u observar las horas del día en las que sí coincide que da la sombra y adaptarnos a ese nuevo horario. Además así podremos investigar nuevos sitios donde ejercitarnos o darnos cuenta de que hay mejores horas para entrenar.

Recuerda hidratarte

Ya sabes que cuando hacemos ejercicio perdemos líquidos, pero si encima lo hacemos con altas temperaturas la pérdida es mayor. Por eso, en verano siempre nos están recordando que beber es fundamental y si lo hacemos más de lo normal, mejor. Por el sudor se pierden importantes sustancias minerales, por lo que mi consejo es que nos llevemos en nuestro shaker nuestra bebida isotónica preferida. Los calambres son solo uno de los síntomas que nos puede ocasionar la falta de minerales. La deshidratación se debe tener muy en cuenta a la hora de entrenar al aire libre en verano. Por lo que mi siguiente consejo es que bebas antes de empezar a ejercitarte. Ya se que entrenar con el estómago lleno de agua no es agradable, por eso recuerda beber una media hora antes de ir a hacer ejercicio así tu cuerpo lo habrá asimilado sin problemas.

Ropa adecuada

Llevar el atuendo correcto tiene muchísimo más sentido en verano. El algodón es muy suave y sienta fenomenal, pero no es un gran compañero de la sudoración. Los materiales transpirables serán nuestros mejores aliados en estos casos. Permiten la ventilación así como cortes bien ceñidos para evitar los irritables rozamientos de la piel con la ropa. Las prendas recordemos, deberían cubrir buena parte de nuestro cuerpo para protegerlo tanto del sol, como de los mosquitos. Sí, queda mucho mejor llevar la tripa al aire con un top precioso o unos shorts que nos dejen pleno movimiento, pero no olvides que no estamos luciendo palmito, para eso la playa. Aquí hemos venido a entrenar. Así que para completar un buen look funcional para entrenar al aire libre en verano, no olvides una gorra. Nos protegerá tanto la cara como los ojos y no olvides llevarla bien ceñida.

Busca un compañero

Aquí es donde se pone más complicado. Pero aunque no lo creas si preguntas seguro que a tu alrededor hay alguien que estaría encantado de acompañarte a dar ese paseo de una hora a un buen ritmo o que no le importaría hacer unos abdominales y unas sentadillas a tu lado. De esta forma será muchísimo más entretenido y ameno para los dos. Al principio puede hacerse monótono lo de salir en verano cuando no hay nadie por las calles, porque reconozcámoslo, en la ciudad no hay nadie en esta época. Si estás en la playa, será mucho más divertido. De todas formas, si no consigues que nadie te acompañe siempre te quedará tu música y tus cascos. Con tus canciones favoritas al oído no habrá quien te frene, te motivarán durante el entreno y con suerte se pasará volando.

Lo importante es ser constante y no abandonar. Al final, no hay mucho misterio en esto de entrenar al aire libre en verano, más allá de la sensatez. Hay que ser conscientes de nuestro nivel, nuestro estado físico y de que las cosas bien hechas dan mil veces mejor resultado que las que no lo están. No dejes que tus objetivos se vayan al traste. ¡Entrenemos!

Comentarios