¿Quién viste qué? Fashion & Lifestyle

Patricia I. BertomeoMi Bio

Cena con invitados de última hora

¡Plan de última hora! ¿A quién no le ha pasado que justo el día en el que no tienes nada en el frigorífico, hablas con […]

¡Plan de última hora! ¿A quién no le ha pasado que justo el día en el que no tienes nada en el frigorífico, hablas con la amiga que hace meses que llevas queriendo que vaya a ver los últimos cambios que has hecho en casa? Parece un tópico, ¿verdad? pero pasa… Sin ir más lejos, la semana pasada, me pasó a mí. Llevábamos intentando quedar como tres meses y después de varias cancelaciones de fin de semana, por bodas, cumpleaños o compromisos varios, el mismo jueves cerramos que se pasara por casa, a última hora de la tarde, a picotear algo y así le enseñaba los cambios que había hecho y mi pequeña colección de cactus. Vale, ¡por fin habíamos quedado! pero… ¿y ahora qué hago? Menos mal que creo que tengo una mente más o menos creativa en la cocina y que, bueno descubrí a mi ángel de la guarda. ¿Que de qué estoy hablando? Pues de que se me antojo hacer rollitos rápidos con surimi, pero no tenía los palitos de cangrejo. ¿La solución? Comprar mi antojo en un mercado sin moverme de casa y teniéndolo a tiempo en menos de una hora. Lola Market ha sido todo un descubrimiento. El lema “tu compra volando” es toda una realidad, a parte de pedir los palitos de cangrejo para hacer el entrante, aproveché e hice compra en mis dos supermercados favoritos y me pasee por algunos mercados para comprar verdura y fruta fresca. Según mi código postal, podía recorrer incluso los productos que más me gustan “bio”. Bueno, que me voy por las ramas, esta es la cena que le preparé a mi amiga. Espero que lo disfrutes:

Rollitos fríos de palitos de cangrejo huevo y pepinillo

Como entrante (y como sabía que al final íbamos a tardar en sentarnos a cenar) opté por un plato frío. Estos rollitos son super sencillos de hacer y dependiendo de si nos gusta la mayonesa o no, podemos escoger un relleno basado en queso 0% M.G. En esta ocasión, como el relleno iba a llevar huevo cocido, usé el queso. Si le echas una cucharadita de ketchup light te quedará una mezcla muy parecida a la salsa rosa que le dará ese toque al rollito. Si no tenemos algunos huevos ya cocidos, los vamos haciendo mientras preparamos los rollitos y la salsa. Una vez cocidos solo tenemos que picarlos bien, junto con el pepinillo y ¡todo junto con la salsa! Estiramos los rollitos para rellenarlos con la mezcla y ¡listo! Solo tenemos que enrollarlos y tenemos nuestros rollitos fríos de entrante. La elaboración como hemos visto antes es super sencilla y no se tarda nada.

Para que quede aún más claro aquí os dejo los ingredientes:

  • 2 paquetes de surimi de cangrejo (normalmente vienen en paquetes de cuatro)
  • Queso 0% M.G.
  • Ketchup (una cucharada de café)
  • un par de pepinillos agridulces
  • 2 huevos cocidos

Ensalada a tres colores

Para el segundo plato, tampoco quise complicarme mucho y preparé unas hojas de lechuga con tomate y aguacate. La vinagreta es lo que le dio ese punto diferenciador. La gracia de este plato es colocar los ingredientes principales (el tomate y el aguacate) como si estuvieran recostados sobre una cama de lechugas. En mi caso, como no quería perder mucho tiempo en hacer la cena, solo utilicé una variedad de lechuga (batavia). Pero si no, hubiera aprovechado a elaborar una mezcla con kale tostado con el zumo de un limón y cortadito en tiras lo habría dispuesto en una bandeja mucho más grande. De todas formas, con lo poco que tenía y la rapidez que buscaba en la elaboración este resultado tampoco está nada mal, ¿no? Además, como comentaba más arriba la clave de este plato está en su vinagreta. Personalmente soy muy fan de utilizar especias en las ensaladas, muchas veces nos olvidamos de que no solo sirven para carnes o pescados. Si sabemos cómo combinarlas y las integramos bien en la mezcla queda una salsa perfecta para cualquier lechuga. En esta ocasión, el condimento protagonista fue el orégano y la pimienta. Un poco de aceite de oliva, una cucharada de vinagre de manzana, un toque de sirope de ágave y lo batimos bien fuerte con el tenedor para que se integre todo bien. Por último, le añadimos las especias y ¡a servir!

Ingredientes:

  • Lechuga
  • dos tomates
  • medio aguacate
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de manzana
  • Sirope de ágave
  • pimienta y orégano

Yogur con fresas y avena

¡El postre! Aaaay… ese maravilloso momento. Aunque no tuviera mucho tiempo de hacer una cena en condiciones, el postre nunca puede faltar. Igual que en mi casa nunca falla el helado de chocolate, pero por “mantener las formas” de entre semana, no quise ir a lo fácil. Por eso, el helado lo dejé en su sitio, al fondo del congelador (hasta que llegue el fin de semana, claro). Una opción sana, riquísima y rápida de preparar un buen postre es esta: yogur natural edulcorado 0%, copos de avena y unas fresas. La verdad es que la fruta depende de cada uno. Yo me considero muy fan de las fresas (como ya habréis observado) y si a eso le sumamos la cremosidad de un rico yogur y los “tropezones” llenos de fibra de la avena, ¿qué más se puede pedir? Debo reconocer que esta combinación tampoco queda nada mal si cambiamos las fresas por kiwis. De nuevo, es un tema de gustos y del nivel de dulzor que le queremos dar al postre. Para culminar, preparé unas bolsitas de té rooibos, dejándolo reposar bastante (así pierde teína). Al final, conseguí una cena rápida, sana y diferente. Y lo mejor, es que nos dio tiempo a estar juntas hablando y viendo la decoración, sin tener que preocuparme por recoger. Manché solo lo imprescindible y a la hora de recoger, (mi truco es usar platos bonitos de plástico, que siempre tengo en casa) no tardé nada de nada. ¿Y vosotros? ¿cuáles son vuestros truquillos para cenas de última hora con invitados?

Comentarios