¿Quién viste qué? Fashion & Lifestyle

Patricia I. BertomeoMi Bio
chica ventana

Cinco looks infalibles cuando no sabes qué ponerte

Cuando no sabes qué ponerte da igual que estemos en verano, en invierno o en el limbo del entretiempo. Siempre nos surge la misma duda […]

Cuando no sabes qué ponerte da igual que estemos en verano, en invierno o en el limbo del entretiempo. Siempre nos surge la misma duda y acabamos eligiendo, erróneamente, lo primero que salta a nuestra mano del armario. Pero ¿y si tuviéramos una guía de estilo donde con solo cinco prendas podemos construir cinco looks para los cinco días laborales de la semana? Solucionaríamos, sin lugar a dudas, tanto los quebraderos de cabeza, como el tiempo perdido que nos tiramos de pie mirando al infinito. Por eso quiero compartir con vosotras, después de mis arduas pérdidas de tiempo y batallas mentales tratando de elabora minuciosos estilismos que parezcan casuales, mi estimada guía a la que recurro cuando entro en el bucle del “no se qué ponerme”. Como es una lista que cree en su momento basándome en mis prendas favoritas del armario, he creído conveniente variar un poco esta y hacerla más genérica. Más que nada porque no será igual de cómodo para alguien que esté todo el día sentado en la oficina estar con jeans de talle alto apretados, que para alguien que trabaje moviéndose por la ciudad y tenga más libertad de movimiento.

Las siete prendas que he elegido además son básicos que deberían encontrarse en cualquier armario. Sin tener en cuenta si le gusta la moda o las tendencias. Por eso, la camisa blanca, unos jeans, un vestido negro, una camiseta de rayas, pantalones pitillo negro, camiseta gris de algodón y un blazer negro, son mis elegidos.

Para organizarlo de manera coherente comienzo por el lunes. Si empieza la semana, has estado todo el fin de semana fuera, sin parar y no has tenido tiempo de nada, ¡no te preocupes! Abre el armario, busca tu camisa blanca favorita, el vestido negro y unos buenos tacones. Ponte la camisa sobre el vestido y anúdatela a la altura de la cintura. Cualquier gesto es válido para convertirse en tendencia y más si lo vemos en Instagram. Y si hay una forma de llevar la camisa (a parte de con los hombros al aire) que ha triunfado este verano en la red social es anudársela. Los crop tops con nudos  y de tirantes también ha sido un must have, así que si cuentas con uno, ¡apúntate la idea para conjuntarlo el fin de semana! Lo suyo es dejar un buen escote a la vista, pero como por debajo llevamos el vestido, es perfecto para llevarlo a la oficina.

Martes. Ya hemos superado el doloroso momento de madrugar después del fin de semana, hoy estamos un poco más despiertas, pero aún así sin muchas ganas de pensar. De nuevo, ¡no pasa nada! Ahora solo tienes que abrir el armario sacar tus vaqueros favoritos y la camiseta de rayas. ¡Ya está! Un estilo marinero, para sortear el oleaje que te pueda alcanzar a lo largo del día. Para este estilismo yo siempre suelo llevar el pelo recogido. O con coleta o con un moñito bajo. No se si será para darle un aire más parisenne, pero me invita a recogerme el cabello.

Cuando ya estamos a mitad de semana la cosa cambia. Queremos algo más animado y diferente. Es entonces cuando entra en acción la creatividad. Si el lunes no se veía que lo que llevábamos era un vestido, porque la camisa iba por encima, hoy llevaremos el vestido a la vista totalmente. ¿Y qué es lo diferente? Que nos pondremos la camiseta gris por debajo y así el vestido se transformará en un pichi. ¿Qué te parece la idea? Nadie se dará cuenta de que repites vestido y además, ¿qué más da? ¿No repiten las celebs? Pues tu no eres menos que nadie 😉

Jueves y ya tenemos la mente casi en el fin de semana. Por eso los pantalones negros, más la camisa blanca, más la blazer es un acierto seguro. Se trata de un look totalmente visto y repetido hasta la saciedad, pero ¿y lo bien que sienta? Estás perfecta para una reunión de última hora y para los pinchos y copichuelas de después. Durante el afterwork, si quieres buscar un toque más informal, remángate las mangas de la blazer y sácate la camisa por fuera (si no la tienes muy arrugada, claro). Normalmente para este estilismo yo prefiero las zapatillas. Rompen con la formalidad de la camisa y el blazer y además de darte comodidad y agilidad.

¡Por fin viernes! Pero ¡alto! pensemos que antes de celebrar que ya es fin de semana, seguimos teniendo que vestirnos por la mañana para ir a trabajar. Ya le hemos dado unas cuantas vueltas a nuestros cinco básicos y ahora es el momento de buscar un look rápido que nos lleve directamente al finde. Para este caso, yo los viernes los veo de jeans relajados, camisetas básicas y taconazos. Sí, ¡taconazos! porque es importante tener la mente concentrada en el trabajo, pero también conscientes de que por la noche seremos libres para disfrutar  y hacer lo que queramos. ¿Y cómo de altivas nos sentimos cuando nos subimos ahí arriba? Pues esa es la energía que necesitamos para afrontar y rematar el viernes.

Estas son solo unas ideas básicas, una guía que nos puede servir para ir modificando prendas y no perder tiempo pensando en posibles combinaciones. Es decir, por ejemplo las camisetas básicas podemos ir modificando el color. Un día podemos usar una blanca y al siguiente negra o azul marino. La camisa también puede ser de rayas o incluso el vestido negro puede ser vaquero o de otra textura. Yo me he basado en lo que seguramente podríamos encontrar en cualquier armario, pero cada uno se puede crear la guía a su gusto y con sus prendas favoritas. ¡Espero que os sirva!

Comentarios