¿Quién viste qué? Fashion & Lifestyle

Patricia I. BertomeoMi Bio

5 looks con vestidos camiseros perfectos para llevar a la oficina

Aquellos que trabajamos en una oficina (y creo que hablo por todas) y tenemos un código más o menos estricto de vestimenta, cada día es […]

Aquellos que trabajamos en una oficina (y creo que hablo por todas) y tenemos un código más o menos estricto de vestimenta, cada día es una odisea. No podemos llevar vaqueros rasgados, ni demasiado informales. Nada de camisetas con mensajes demasiado llamativos. Cuidado con las zapatillas deportivas y las sudaderas con capucha ¡ni de broma! Entonces ¿qué me pongo? ¿todo tiene que ser camisas y pantalones de traje? ¿Y si le sacamos partido a esas opciones más “sosas” pero dándoles una vuelta? Una de mis prendas favoritas son las camisas. Pero los vestidos son algo tan cómodo que todas deberíamos tener un buen fondo con esta mezcla, así que la suma de ambas es para mi la estrella de cualquier armario basado en prendas para ir a la oficina. Los vestidos camiseros son perfectos para cualquier tipo de cuerpo. Según nuestra silueta podemos enfocarnos en realzar la cintura, las piernas o los hombros, por ejemplo. Estas son mis cinco formas de llevar el vestido camisero a la oficina y acertar.

Vestido camisero elegante y femenino

No hay nada como darle protagonismo a la cintura. Los vestidos camiseros suelen ser demasiado holgados y ahí es donde radica su parte más causal. Para poder llevarlo a la oficina y acertar, no hay nada como combinarlo con un cinturón fino. De esta forma nuestra silueta se ve mucho más fina y proporcionada. A mi personalmente me gustan los que ya de por sí tienen forma en la parte de la falda. Así cuando le añadimos el cinturón, la forma acompaña mucho más. Además, son mucho más elegantes y femeninos. Para completar este look yo le suelo sumar unos stilettos en color nude y a veces lo combino con el mismo tono del cinturón. Para, ahora que viene el frío y la lluvia, lo podemos combinar con un trench y una boina (que las vamos a ver y mucho este otoño).

Vestido camisero con pantalones

Aunque parezca una locura, solo tenemos que ver cómo lo llevan las influencers más top. Creo que es cómodo, calentito y muy diferente. Si te gusta marcar la diferencia y ser única, este estilismo es el tuyo. A mí personalmente ¡me encanta! y encima podemos combinarlo con nuestros jeans favoritos (aunque estén un poco rasgados). Ir a la oficina combinando nuestro vestido camsiero con pantalones, puede que no esté entre los cánones más protocolarios del look de oficina, pero si alguien te dice algo, siempre le puedes contestar tranquilamente que no sabes dónde ves el problema, si llevas pantalones y camisa. ¿No son las prendas más comunes? 🙂  Eso sí, el consejo para acertar seguro es escoger un vestido camisero en colores lisos. Mejor no meterle rayas o prints muy llamativos.

Vestido camisero a rayas

Si no lo vamos a combinar con pantalones, los vestidos camiseros a rayas son perfectos para estilizar nuestra figura. Al igual que el cinturón, si buscamos un estilismo formal y que nos ayude a vernos más femeninas y esbeltas, las rayas es la clave. Mi consejo es escogerlo con rayas finas. Ahora mismo se llevan de muchas formas. Más anchas, de colores, rojas… A mí las camisas de rayas rojas, son las que más me gustan. Son diferentes y, pese a lo que me digan mis amigas, no me recuerdan para nada a los babis de la guardería. Y si también lo crees tú, he encontrado el vestido camisero de rayas rojas perfecto. Tiene todo lo que debe tener un buen vestido cool. El cinturón con su gran hebilla redonda, de manga larga y con cuello corto. Para combinarlo en un look de oficina, yo elegiría el mismo calzado que lleva la modelo, unas botas blancas. Van a despuntar este otoño junto con las botas rojas. Y para arriba una blazer desetructurada en tonos terrosos. ¡Acierto seguro!

Vestido camisero XXL

Normalmente nos imaginamos los vestidos camiseros a la altura de las rodillas, pero para darles una vuelta de tuerca opta por un modelo que te llegue hasta los pies. Cuanto más largos mejor. De esta forma la figura se alarga hasta el infinito y, aún mejor, si es en colores oscuros o en negro ya se verá incluso más fina. El truquito para este look es combinarlo con unos buenos botines negros. Si tienen plataforma, mejor, porque así estaremos aún más altas y no sufrirá tanto nuestros pies. ¿Cómo combinarlo para ir a la oficina? En este caso, podemos conjuntarlo con una cazadora de cuero, aunque parezca demasiado informal, siempre podemos quitárnosla antes de entrar. ¡Qué no! ¡Es broma! pero sí que es cierto que hay ciertos modelos más formales de chaquetas de cuero que luego podemos sacarles partido en otros looks. Además, siempre podemos buscar descuentos, que vienen super bien, para seguir sumando prendas básicas de más calidad, que deberíamos tener como fondo de armario.

Vestido camsiero blanco

Y por último, pero no por ello menos importante, un básico que deberíamos tener todas. Un vestido camisero en blanco. Fundamental. Abre un abanico de posibilidades infinitas: para llevar a la oficina, para la playa, para un paseo por la ciudad, para un picnic en el campo… y es que no hay prenda más universal y combinable que una camisa blanca. Pues llevárnosla hacia su lado más femenino transformándola en un vestido es total. Aquí sus posibilidades de conjunto son muchísimas. Podría empezar y no pararía, pero para mí el mejor y con el que siempre vamos a acertar es aquel que se construye con la combinación de un calzado en marrón, a poder ser botines bajos y para arriba una chaqueta, a poder ser denim y si es demasiado informal en tonos azul marino y con los botones en dorado. Estos son los vestidos camisers os perfectos para mí, para llevar a la oficina, ¿tienes algún favorito? ¡cuéntame!

Comentarios